Inauguradas las nuevas piscinas

Inauguración. Autoridades municipales y forales con el complejo de piscinas de fondo.
/FOTOS AGUADO
Inauguración. Autoridades municipales y forales con el complejo de piscinas de fondo. / FOTOS AGUADO

FCO. JAVIER AGUADO GOÑI URRETXU.

En la mañana de ayer se procedió a la inauguración oficial de la temporada de baños en las piscinas municipales de Urretxu. La mañana se presentó lluviosa dejando constancia de lo que ha sido su presencia durante todo el periodo de obras. En la presentación estuvieron el alcalde de Jon Luqui, el diputado foral de Deportes Denis Itxaso, los concejales Igor Zubillaga y Natividad Nieves, así como Estibaliz Igartua y Pedro Izaskun, de Soroa arquitectos, responsables de los trabajos llevados a cabo.

Luqui dejó claro que ha sido una apuesta decidida ante el apoyo popular con que cuenta este servicio no solo en Urretxu, sino en toda la comarca. El Pleno de la corporación celebrado en julio de 2017, acordó acometer la remodelación de las piscinas municipales de Pagoeta. La decisión ha supuesto una modificación de créditos para disponer en el ejercicio de 2017 de 200.000 euros y, para comprometer una partida de 400.000 euros para este fin en el presupuesto actual de 2018.

Los datos de los últimos años hablan solos. En 2015 el consumo de agua ascendió a 9.932 m³, en 2016 se disparó a 17.640m³ y en 2017 la subida superó los 34.000 m3. Un derroche de agua que tenía un coste en las arcas municipales y por supuesto en la economía del vecindario de Urretxu, cuando el aprovechamiento de este soporte deportivo y de ocio es comarcal. Durante los 93 días que la instalación estuvo abierta en 2017 los accesos registrados ascendieron a 22.407, unas 4.000 más que en 2016.

Itxaso, por su parte, explicó que ha sido un privilegio poder contemplar dentro de los 15 millones de euros de que se disponían para dotaciones deportivas y culturales, temas como la necesidad de poner al día el servicios de piscinas y recientemente también el espacio Sarralde. «Por eso hoy es un día feliz en el que pese a la fina lluvia, podemos poner en marcha el servicio con un sello de calidad como nunca ha tenido».

El Departamento foral de Deportes destinó al proyecto urretxuarra 217.760 euros, cantidad menor de la esperada, de los cuales el consistorio debió acreditar un gasto de 174.208 euros antes de finalizar 2017 y de 43.552 euros el presente ejercicio 2018.

La piscina se ha reducido de los 1.000 m2 anteriores a una de 600 m2 y el vaso pequeño consta de 50 m2. Esto reduce sensiblemente el volumen de agua a emplear, con altura máxima de 1,80 m. y mínima de 1,20 m. para la grande, y de 0,50 m. en la de los más jóvenes. También se ha añadido un soporte de área de ocio novedoso con juego de chorros de agua que va sobre una plataforma que ocupa el espacio donde antes estaba la piscina pequeña. Igualmente se contará con un mecanismo que facilita el baño a personas discapacitadas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos