Hoguera y romería festivas por San Juan

Dantzaris en la romería. Las segadoras de Lurra Dantza Taldea, durante su exhibición de baile por la mañana en la plazoleta de la romería por San Juan en Santa Bárbara. / F.J.A
Dantzaris en la romería. Las segadoras de Lurra Dantza Taldea, durante su exhibición de baile por la mañana en la plazoleta de la romería por San Juan en Santa Bárbara. / F.J.A

La música y la danza cobran especial protagonismo en las celebraciones más tradicionales en Urretxu |

F.J.AURRETXU.

Las fiestas por San Juan conforman siempre un mosaico heterogéneo de actividad con gran participación popular, que cumplen cita obligada cada año.

La actividad intensa durante el fin de semana traía de la mano la música y la dantza con especial protagonismo. En este ámbito, el sábado tuvo lugar en plaza Gerninako Arbola el concierto especial ofrecido por parte del Taller de Música Iparragirre Balerdi.

Numeroso público agradeció desde las gradas un repertorio fresco y divertido interpretado por los miembros del Taller bajo la batuta de Jesús Castillejo. Culminó con la intervención de Gorka Hermosa con el acordeón, y su peculiar interpretación del popular fandango y su versión más original de la biribilketa.

El domingo el ritual de fuego y akelarre volvió a inundar la noche de fiesta. La agrupación de txistularis junto a los txalapartaris locales fueron una vez más los maestros de ceremonia. Este año, la Bertso Eskola ha tenido una intervención más destacada, siendo ellos también los que lanzaron al fuego la corona de flores de San Juan del año pasado.

Las sorginas de Lurra abrieron el rondó de bailes en torno al fuego, y al bajar las llamas, a ellas se sumaron el resto de dantzaris y de vecinos de todas las edades sin dejar un sólo hueco baldío en la plaza.

La fiesta se cerró de la mano de los trikitilaris Elorza y Larrañaga, quienes mantuvieron en danza a los más afortunados que no tenían que trabajar ayer lunes.

En la romería

Durante el festival matinal, Lurra Dantza taldea volvió a dejar testimonio con su presencia, tanto dentro de la capilla, durante la misa tradicional, como en la salida de la misma con el aurrezku de honor. Posteriormente volvieron a intervenir con el baile de las Segadoras y la Dantza de Gasteiz en la plazoleta.

Por la tarde, tras la comida popular el relevo en la fiesta llegó a través de la participación popular en la romería.

Desde el visor de una cámara, San Juan tiene un programa que se repite en el fonfo pero que cambia en los protagonistas. Los más jóvenes dantzaris y músicos que han sido aprendices de sus mayores son ahora artífices de la fiesta. Con ellos culmina un relevo generacional, y también gracias a ellos la tradición perdurará por mucho, mucho tiempo.