Geltokiko Jaiak puso su gran broche festivo

Saharauis. La organización cerró la prueba con una vuelta./
Saharauis. La organización cerró la prueba con una vuelta.

FCO. JAVIER AGUADO GOÑI URRETXU.

Se agolpan muchas sensaciones tras las horas y días festivos pasados en Geltokiko Jaiak. Han sido muchas las actividades que se han llevado a cabo; entre ellas, el bertso afari, que llenó el anexo al Apain. Los que se reunieron fueron partícipes de una sorpresa, que la junta organizadora de este año guardaba en secreto. Maite Bersategi, su esposo Goyo y Jon, el hijo de ambos, recibieron un cariñoso homenaje por los años dedicados a impulsar las fiestas del barrio. Momento emotivo que culminó con la maestría de los bertsolaris allí presentes.

El sábado, el mus volvía a reunir a medio centenar de parejas en busca del estupendo premio en metálico. Alcanzando las diez de la noche, Miguél Ángel Carrasco e Ismael Crespo se proclamaban campeones, llevándose así el premio en metálico y las txapelas. Lo hicieron ante la pareja formada por Imanol Bermejo y Sergio Arrizabalaga, que quedaron segundos. La final de consolación la disputaron Victor Rodrigo y Miguél Ángel Rodrigo, terceros, ante José Antonio Rejano y Antonio Lopez, cuartos por tanto.

Excelente ambiente muslari que se vivió en Apain Jatetxea, con un gran nivel de juego, haciendo de esta cita un clásico, una vez más.

El domingo por la mañana, un recorrido de 400 metros invitaba a la población a hacer el camino por tan solo un euro la vuelta. La propuesta buscaba la participación solidaria para apoyar económicamente las Vacaciones en Paz de los niños y niñas Saharauis.

El portón de Zerki daba pie a la salida, sosteniendo unos lazos de colores. Se podía hacer corriendo o a pie, solos, en grupo, en familia, pues el objetivo era colaborar.

Hubo quien se lo tomó muy en serio y llegó a realizar 20 kilómetros en 1h 40. Fue Oier Pérez, de Urretxu, en representación de Lurra Dantza Taldea. También el grupo de amigos '5.50' sumó un buen número de vueltas.

Tras el recorrido, cada persona se dirigía a un tablero en el que se ataba un lazo de colores, lo que fue formando una bonita bandera saharaui.

Al mediodía se celebró el certamen de tortilla de patata. El primer premio fue para Javier Quintana, quien ya es conocido en el Bar Berit por sus pinchos de tortilla. Pero hay que decir que Miren Sierra estuvo en la pugna hasta el último momento.

La tarde festiva la cerró la bajada en goitibera sputnik que Julen Agirreburualde y Unai Ramos pusieron a disposición de los niños.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos