Familia Lagun, propuesta pionera en Gainzuri

Participantes. En un momento de la velada, ayer por la tarde, los participantes y autoridades escolares y municipales se hicieron esta foto de familia. / FOTOS AGUADO
Participantes. En un momento de la velada, ayer por la tarde, los participantes y autoridades escolares y municipales se hicieron esta foto de familia. / FOTOS AGUADO

Arranca el programa de convivencia e integración impulsado por el Ayuntamiento y el centro escolar | Nueve familias se han comprometido a servir de nexo con otras tantas llegadas de otros sitios para facilitar su arraigo en nuestra sociedad

FCO. JAVIER AGUADO GOÑI

Aprovechando el buen tiempo, el txoko exterior de Gainzuri ikastetxea acogió ayer por la tarde, fuera del horario escolar, un acto familiar que tenía como objetivo conciliar la convivencia entre diferentes. La propuesta se enmarca dentro del Plan de Diversidad y Convivencia del Ayuntamiento de Urretxu, que se gestiona a través de los Servicios Sociales municipales, y en colaboración con el colegio público Gainzuri.

Según explicó Mónica Leiva, coordinadora del evento, «se trata de un programa piloto, pionero, porque es la primera vez que se pone en marcha en la escuela y valoraremos cómo funciona, qué recursos necesitamos y qué recepción hay, pues la idea es hacerlo extensivo en todo el panorama escolar de la localidad». Leiva anadió que se trata de un proyecto de acogida entre familias, aprovechando las inercias creadas dentro de la comunidad escolar. «Es un proyecto extraescolar que dura dos años y consiste en poner en contacto dos familias, una que acaba de llegar a la comunidad desde el estranjero, o desde otra cultura, y otra de aquí ya arraigada».

Los objetivos de Familia Lagun, como se denomina la iniciativa puesta en marcha ayer, se centran en mejorar la acogida, que las personas que llegan de otros lugares puedan acceder a alguien para solucionar las dudas más corrientes, o tengan a alguien a quien recurrir en una relación de confianza.

Y la manera de hacerlo también plantea poner en valor la cultura que aporta cada una de las familias y crear un vínculo saludable con la cultura de acogida, el idioma vasco y sus costumbres.... «Cada familia intercambia el teléfono y la dirección para mantener contacto en el día a día y, además, se programan una serie de actividades de convivencia en el ámbito extra escolar, visitas a museos, salidas montañeras, merienda tras las clases...todo ello a lo largo de los dos cursos escolares», explicó Leiva. Se trata de fomentar actividades familiares, «en las cuales podamos participar personas de diferentes orígenes culturales para favorecer el conocimiento y la creación del vinculo».

Una diversidad mayor

Nerea Urkiola en representación del colegio público Gainzuri, explicaba que se han apuntado nueve familias. «La selección de estas familias en esta iniciativa pionera se ha hecho viendo la sensibilidad que pueden tener las familias de la escuela. Inicialmente se ha canalizado a través de algunas familias cuya disposicion es excelente».

Como es toda propuesta innovadora, «surgen dudas, pero una cosa está clara, la diversidad es y va a ser cada vez mayor y consideramos que hay que dar una respuesta. Tenemos la sensación de que dentro del colegio, en plan formal, las relaciones están más o menos establecidas, pero una vez que salimos a la calle, somos capaces de estar al lado de estas personas pero no somos capaces de compartir una café con ellas. Nos parece un proyecto que puede dar cabida a este tipo de relaciones y agradezco a las familias participantes su forma de involucrarse en el programa», añadió.

El alcalde de Urretxu, Jon Luqui, acudió al acto convivencial, apoyando con su presencia algo que le hizo reflexionar en varios planos ante una sociedad que se dirige a marchas forzadas hacia la multiculturalidad. «El reto de la inclusión social, el de más comunidad, es el que se plantea actualmente. Este acto es para mí un ejemplo de compartir y acercar culturas en la convivencia», afirmó el primer edil.

El Ayuntamiento de Urretxu arrancó con esta visión en 2011 y ha ido forjando «capas de encuentro convivencial» desde el conocimiento de las culturas y las personas de diferentes procedencias que habitan en la localidad. «Hoy toca el plano escolar, pero por delante han ido otras de tipo socio cultural que están cogiendo consistencia», recordó Luqui, quien apostilló que «la Urretxu del futuro tiene más de lo que hoy tratamos, que de otras cosas que hemos visto hasta ahora. El colegio ha sido valiente e innovador porque este tipo de iniciativas contribuyen a eliminar prejuicios, es muy expansivo y ayuda a avanzar en la convivencia».

Una merienda elaborada por las propias familias puso la guinda a la puesta en marcha y presentación de Familia Lagun.

 

Fotos

Vídeos