Los carroceros recuperan los ánimos y persisten en sus trabajos

Una de las cuadrillas afanadas en sus elaboraciones en el local de Irimo. / F.J.A
Una de las cuadrillas afanadas en sus elaboraciones en el local de Irimo. / F.J.A

Una vez que han recompuesto lo estropeado, se han centrado en que las carrozas luzcan en el desfile de Euskal Jaia

F. J. A. URRETXU.

Lamentablemente, algún desaprensivo no tenía nada mejor que hacer en la noche del lunes que entrar en el lugar donde se están elaborando las carrozas de la Euskal Jaia y manejarse a sus anchas para destrozar lo que le viniera en gana.

La 'hazaña' se conoció entre todos los vecinos en la jornada del martes y ahora nos hemos acercado hasta los jóvenes para recoger sus impresiones sobre lo sucedido. Ellos nos han relatado cómo el martes por la mañana cuando accedieron al espacio se dieron cuenta de lo sucedido. Se encontraron con que, de entre las siete carrozas que están elaborando, cinco de ellas habían sufrido desperfectos de distinto tipo: pintadas «que no merecen más comentario» -según palabras de los propios carroceros-, agujeros en los paneles ya terminados, roturas en las estructuras confeccionadas, etc. Pero, además, faltaba buena parte de las herramientas y del material del que disponían para concluir sus elaboraciones.

Tras lo sucedido, el desánimo inicial fue generalizado. «Todo el trabajo de más de mes y medio echado a perder», lamentaron algunos de los jóvenes. Una vez recompuestos del impacto y el disgusto, la respuesta fue unánime en el empeño de darle la vuelta al mal trago. «Tenemos que tratar de recomponer los desperfectos y recuperar la ilusión para que las carrozas puedan lucir el domingo de fiestas», se animaron unos a otros.

Ahora, la impresión que desprenden es la de una clara denuncia ante lo que entienden que ha sido «una falta de respeto total hacia su trabajo, sus ilusiones y también hacia Euskal Jaia». Con todo, ven que les queda poco tiempo y no queda otra que afanarse más intensamente que antes. La idea es la de concluir las siete carrozas previstas inicialmente y que sean para el disfrute de todos.

Igualmente, el colectivo también está valorando elaborar conjuntamente algún tipo de texto o de elemento estético para poder dejar testimonio de su desagrado ante lo sucedido.

Comunicado oficial

El Ayuntamiento de Urretxu también hizo público el martes un comunicado dejando claro su más absoluto rechazo, indignación y repulsa ante lo acaecido. Ayer ratificaba su compromiso de colocar cuanto antes unas cámaras de vigilancia (cuyo presupuesto ya se ha aceptado) en ese espacio, así como el de reponer el material sustraído para que los jóvenes puedan terminar sus carrozas.

En ese sentido, fuentes de alcaldía se entiende que el actual es un lugar de fácil acceso, «sobre todo para aquel que esté dispuesto a hacer daño». Por eso, para el próximo año su intención es la de ubicar el taller de las carrozas en la trasera de Sarralde, un espacio que ya se está habilitando, y buscar así que las carrozas estén en mejor recaudo. De cualquier manera, recalca que siempre «hay gente que está dispuesta a hacer daño, y si la intención es esa, pueden conseguir su objetivo aunque se instalaran alarmas».

Finalmente, desde el Consistorio reinciden en la petición de un especial esfuerzo por tomar una postura constructiva y trabajar aún más activamente, si cabe, en mantener unas fiestas y una Euskal Jaia libres de incidentes y actitudes tan negativas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos