400 años de la muerte de Juan de Mendiaraz

Iglesia. Virgala la Mayor, de Alava, donde fue enterrado Mendiaraz./
Iglesia. Virgala la Mayor, de Alava, donde fue enterrado Mendiaraz.

Este conocido escultor imaginero urretxuarra nació del matrimonio entre Domingo de Mendiaraz y María de Iturmendi

FCO. JAVIER AGUADO GOÑI URRETXU.

El urretxuarra Juan de Mendiaraz emprendió su particular camino hacia un olvido inmerecido dentro de la memoria de la cultura en la tierra que le había visto nacer y desarrollar su trabajo artístico. Hoy vamos a acercar al lector hacia su trayectoria.

El 26 de junio de 1.585 nacía en Urretxu en el seno del matrimonio formado por Domingo de Mendiaraz y María de Iturmendi. Tuvo un hermano, Vicente, pintor influenciado por la escuela de Rubens, y una hermana llamada María.

Vivió y creció en el taller de los Mendiaraz (en Urretxu), presidido por Domingo, su padre, escultor imaginero que residía en el mismo lugar donde trabajaba, que era el molino de retén, donde hasta hace unas décadas existía un taller mecánico. Domingo se formó seguramente en la órbita de Juan de Anchieta.

Conoció y participó del oficio desde bien pequeño ayudando a su padre, inmerso en unos años en los que el románico en Gipuzkoa sucumbe ante un gótico que entra arrollador. A la edad de 25 años sabemos que se había casado con Magdalena de Areyzti, viviendo y trabajando en el mismo lugar. De sus idas y venidas dan testimonio la compra de vestidos en Ezkioga (1615) y la compra de un rocín (1616) que necesita para recorrer los angostos caminos. A la edad de 33 años (1618), llega a un acuerdo con D. Asensio de Gurruchaga, Vicario de la Parroquia de Zumarraga y el bachiller beneficiado Cortaberria. Se trata de dos imágenes: La Resurrección y el Cristo de la Columna, así como un Cristo crucificado. Estas imágenes han sido muy veneradas durante siglos tanto por el pueblo de Zumarraga como el de Urretxu.

La calidad artística de Juan de Mendiaraz no pasa desapercibida y los encargos cada vez son mayores. En 1.621 extiende dos documentos, uno concediendo a su mujer pleno poder en su ausencia, y otro para un cobro en la ciudad de Sevilla. Además, llega a un acuerdo con el pintor Juan Bautista de Narria para pintar el retablo de San Cristobal de Oraa y las figuras de La Resurrección y el Ecce-Homo de la parroquia de Zumarraga.

Del empadronamiento efectuado en Urretxu en el año 1.623, sabemos que tuvo una hija que puso de nombre Magdalena, que se casaría con Juan García de Ve r a s t e g u i, a quien la documentación denomina 'ensamblador de Valladolid' en 1631. Este dato le pone en relación con el obrador de Gregorio Fernández, hecho que se confirma cuando llega a Gipuzkoa para trabajar en los retablos y sillería de Arantzazu contratados por el vallisoletano en 1627, para después asumir ya por su cuenta la obra de la sillería.

Entronca familiarmente con el escultor local Juan de Mendiaraz, al casarse con su hija, y lleva a cabo, actuando como ensamblador o arquitecto una serie de pequeños retablos en Legazpi (1631), Lazkao (1640) y Segura (1651), además de la desaparecida sillería de coro del convento de Santo Domingo de Vitoria (1654). Su mejor obra conservada es el retablo mayor de Zegama (1638).

El sagrario de Lazkao

En la localidad de Legazpi, junto con Prudencio Durana, extiende escritura de compromiso en 1625 con la ermita de San Miguel en Motxorro y, cinco años después, se ve precisado a resolver un censo moroso que debía años atrás sobre el molino de Plazaola. En 1631 una carta de pago al mayordomo de la parroquia de Legazpi por parte de Juan de Mendiaraz y su yerno Juan de Verastegui, confirman que Juan realizó la imagen de San Ignacio y su yerno el retablo.

Su periplo por Lazkao y Ataun le depara algunos trabajos como el Sagrario de la parroquia de la primera (1633), aunque también serios tropiezos como cuando en 1.639 pierde una almoneda para hacerse con la construcción del Altar Mayor de la Iglesia de San Martín de Ataun, que fue asignado a Mayora.

Su amigo, el pintor Ganuza, fallece en 1640 sin haber finalizado el retablo de Santa Ana de Zumarraga y dado que era fiador de aquel, se compromete con la labor inacabada. Contando 55 años, marcha a trabajar a tierras alavesas. La pista parece desvanecerse, pero hay testimonio de la realización del altar 'Evangelio', de estilo barroco fechado en 1646 en Onraita.

Con 60 años, aquejado de alguna enfermedad, viaja apresuradamente a Urretxu, haciendo testamento un 13 de marzo de 1645. De ese testamento sabemos que quedaban pagos por recibir de la Iglesia Antigua de la Universidad de Zumarraga, consistente en un retablo para el altar mayor. Además, sabemos que el Cristo Gótico y la muy original Piedad a sus pies eran obras suyas.

Tres años y tres días después (16 de febrero de 1.618) fallece en Virgala La Mayor, en plena Sierra de Andia, besando el crucifijo y recibiendo la bendición del sacerdote Ruiz de Guevara, quien dió noticia del fallecimiento en Urretxu, donde varios días después, el 21 de febrero, se oficiaba un funeral en la parroquia del Señor San Martín.

Al fallecer se encontraba realizando un retablo y una figura de San Andrés, cuando un crudo febrero de nieves se lo llevó, siendo enterrado dentro de la iglesia de aquel pueblecito alavés.

 

Fotos

Vídeos