Al Anon, una puerta siempre abierta

Aizpuru enea. Lugar donde se reúnen con Al Anon los viernes por la tarde de todo el año. /  AGUADO
Aizpuru enea. Lugar donde se reúnen con Al Anon los viernes por la tarde de todo el año. / AGUADO

La asociación cumplirá este año 55 de existencia sirviendo de ayuda | En la Comarca del Alto Urola se reúnen todos los viernes entre las 6.30 y las 8.30 de la tarde en la casa de cultura de Urretxu

FCO. JAVIER AGUADO GOÑI URRETXU.

Beber se encuentra entre nosotros como un acto social, como una conducta casi diaria, que se mete como un invitado más en cualquier conducta social, el txikiteo en la calle, en las comidas, en las celebraciones y, por supuesto, en las fiestas. Socialmente no está mal visto e incluso hay grupos y colectivos que hacen alarde del abuso en su consumo.

La ingesta excesiva tiene consecuencias en la salud de quienes cometen los excesos y también en las personas que, de una u otra manera, se crucen en su vida. Cuántos accidentes mortales, cuántos con graves lesiones irreparables, cuántos inocentes que se cruzaron en sus caminos, cuántos y cuántos...

Esta mesa es muy grande y tienen muchas patas que la sujetan. Hoy nos centraremos en una de las más importantes, que se refiere a aquellas personas que son cercanas al afectado o afectada, al o a la alcoholica. Familia, amigos, compañeros de trabajo, vecinos... es difícil saber cuáles son las verdaderas dimensiones de estas vidas truncadas.

Se calcula que por cada alcohólico existen tres familiares afectados «física y psicológicamente». El miedo, la vergüenza, el aislamiento social, la ira, la ansiedad, la obsesión o la desesperación son sólo algunas de las consecuencias de la dura convivencia con esta enfermedad que han tenido que soportar en la soledad de sus casas.

Al Anon en Urretxu

Fueron las mujeres de los primeros miembros de Alcohólicos Anónimos quienes comprobaron, mientras esperaban a sus esposos en terapia, los beneficios de compartir su experiencia para afrontar con mayor resolución la realidad que les había tocado vivir. Así nació Al Anon en el Nueva York de 1952, una organización no profesional que se ha extendido por todo el mundo cuyo «único propósito es el de ayudar a familiares y amigos de alcohólicos, en activo o que ya hayan dejado de beber».

Esta asociación también se encuentra entre nosotros y va a cumplir 55 años haciendo una gran labor de auto ayuda. En una de las quince agrupaciones que existen en Gipuzkoa los grupos de familia Al Anon, nos cuentan que «son una hermandad constituida por familiares y amigos de personas alcoholicas que comparten su experiencia, fortaleza y esperanza, con el fin de hallar solucion a los problemas que tienen en común».

Miembros de Al Anon en Urretxu, cuyo ámbito es comarcal, manifestaban que «sabemos que el alcoholismo es una enfermedad y que a menudo un cambio de actitud en la familia puede ser beneficioso».

Tendremos tiempo de abordar más aspectos referidos a Al Anon en las próximas semanas, un colectivo que tienen sus puertas abiertas de par en par y que se reúne todos los viernes de seis y media a ocho y media en la casa de cultura Aizpuenea de Urretxu en calle Jauregi 18.

Si desea acercarse a ellos y ellas y conocer mas sobre esta problemática, también puede acudir a la página web www.al-anon.alateen.org, o llamar al número de teléfono 650265963 donde le atenderán encantados.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos