Voto en contra de Irabazi y EH Bildu

«Hay cosas que nos gustan del presupuesto, pero otras muchas no y por eso votamos en contra, nuestra filosofía y nuestras prioridades son otras», señaló el concejal de Irabazi, Alberto Bezunartea. «Por ejemplo, estamos a favor de la compra de la pensión, pero no estamos tan de acuerdo con cómo se gestionan los servicios públicos, como es el caso de los alquileres, llevamos pidiendo que se compren las luces de Navidad desde el inicio de la legislatura y por fin os habéis decidido a hacerlo, pero se podía haber evitado gastar unos 12.000 euros al año en este alquiler, 50.000 euros tirados a la basura en cuatro años, por otro lado, pagamos un alquiler de 2.000 euros al mes por el parking de la papelera, 96.000 euros en cuatro años, más los 30.000 euros empleados en acondicionarlo en su día, un dinero para una infraestructura que no es del ayuntamiento, pensamos que la compra de este terreno podía ser estratégica para responder a las necesidades de aparcamiento de la gente que acude al tanatorio, al restaurante... y sobre todo, para los trabajadores de las empresas, a coste cero para ellos por supuesto, serviría a su vez, para disuadir el trafico del centro del pueblo», expuso el concejal de Irabazi. «Encontramos otro ejemplo en Laubide, con la propuesta de alquilar un terreno para el parking por 100 euros al mes durante 10 años, más la inversión en acondicionarlo», añadió. «Sobre el proceso de presupuestos participativos, creemos que está mal diseñado y no incluye criterios de justicia social y ambiental, tampoco estamos de acuerdo con la privatización de servicios públicos tal y como habéis hecho con jardinería», hizo hincapié. «Por otro lado, pensamos que debería destinarse más dinero a Medio Ambiente, no fomentáis el compostaje de barrio y en el caso de la recogida selectiva de residuos, la tasa ha bajado del 82% al 76% y no hacéis un esfuerzo por recuperarla», recriminó.

El voto de EH Bildu fue una incertidumbre para el Gobierno municipal hasta el último momento. La coalición había realizado diversas propuestas a los presupuestos, que la alcaldesa se comprometió a introducir por medio de modificaciones de créditos y partidas concretas si EH Bildu cambiaba su voto en contra por una abstención. Finalmente, no fue así y los cinco concejales de EH Bildu (entre los que se estrenaba Agustín San Martín) votaron en contra. «Lo vemos como un chantaje, nosotros hicimos nuestras propuestas de mejora y entendemos que si las véis factibles pueden ser incorporadas, pero no nos parece ético que el punto de partida sea nuestra abstención, y no tiene nada que ver con estar o no en campaña electoral, llevamos años realizando propuestas y no se han aceptado, ¿quién está realizando aquí campaña?», cuestionó Rakel Puente. «Entre nuestras propuestas se encontraba la de impulsar los puntos de auto-compostaje, donde consideramos que el bajón de participación se debe, en parte, a una falta de mantenimiento y de campañas que promuevan su uso, también proponíamos una partida para Matraka, así como la creación de ayudas para escritores legazpiarras en la publicación de sus libros, tal y como ya existen para que los grupos musicales saquen discos, por otro lado, exponíamos la necesidad detectada en el edificio de DBH de Haztegi de construir un ascensor», enumeró. La coalición también planteaba nuevas ayudas para los comerciantes, determinar los usos de la pensión, los antiguos locales de la musika eskola y el economato con un proceso de participación, renovar el parque de San Ignacio y hacer un análisis de las necesidades de jóvenes y mayores en Brinkola y Telleriarte, entre otros muchos aspectos.

 

Fotos

Vídeos