Verano a caballo en el picadero Ormazarreta

Pequeños jinetes de la escuela de verano de Ormazarreta, inmersos en las tareas de la cuadra./LIMIA
Pequeños jinetes de la escuela de verano de Ormazarreta, inmersos en las tareas de la cuadra. / LIMIA

El próximo lunes dará comienzo el segundo turno en esta particular escuela, con varias plazas todavía disponibles Marian Lasa y Mariano Fernández adentran a los niños en el mundo de la equitación y el cuidado de la cuadra

CRISTINA LIMIALEGAZPI.

Ya está en marcha la escuela de verano del picadero Ormazarreta, una temporada de lo más especial para sus responsables, Marian Lasa y Mariano Fernández, que muestran a los niños el mundo del caballo en su integridad. «Vamos más allá de la parte bonita de montar al animal. Además de aprender a hacerlo, los participantes se hacen cargo de su cuidado, de limpiarlo, de alimentarlo..., vamos, que se responsabilizan del trabajo diario en una cuadra», relatan.

Aunque los matriculados en esta particular escuela de verano de Ormazarreta son habitualmente niños que, terminado el curso escolar, aprovechan el tiempo libre de sus vacaciones para realizar estas prácticas, la actividad también está abierta a jóvenes y mayores. La edad mínima establecida para poder tomar parte es de 9 años.

Se desarrollan dos turnos. El primero comenzó el pasado 2 de julio y finalizará mañana. El segundo turno tendrá lugar del 16 al 27 de julio. En ambos casos, las clases son de lunes a viernes, en el horario de mañana de 10.00 a 13.00. «Si hubiera alguien interesado todavía está a tiempo de apuntarse al turno que empezará el lunes», informan Marian y Mariano. Podrán contactar con ellos llamando al número de teléfono 619 411 735 o acercándose al picadero, ubicado en las instalaciones de la antigua fábrica Mangos Etxe.

«Los caballos aportan «seguridad, cariño y nobleza a los niños», indica Marian Lasa

Ormazarreta alberga en estos momentos a 25 caballos, algunos propios y otros particulares. «La gran mayoría son de raza española y los cruzados también llevan algo de ella, nos gusta porque es una de las más nobletonas», cuenta Marian.

El picadero ofrece numerosas posibilidades para disfrutar del mundo del caballo. Imparte clases de equitación y organiza rutas tanto por parajes cercanos como lejanos (como el Camino de Santiago por etapas). También participa en actos festivos de Legazpi como las tamborradas, el alarde, la cabalgata... así como en las fiestas de Zumarraga, donde toma parte con paseos a caballo para niños y exhibiciones.

4 años de escuela de verano

Sobre la experiencia vivida con la escuela de verano, en marcha desde el año 2015, Marian asegura que uno de los aspectos más satisfactorios es ver cómo los niños, desde su pequeñez, van ganando confianza ante un animal de la envergadura del caballo. «Al principio, como es normal, lo ven con recelo y no se atreven a sacarlo de la cuadra, de hecho, mantienen una distancia de 'seguridad' de dos metros, resulta un animal terriblemente grande para ellos, pero pronto van cogiendo confianza, venciendo sus miedos, y se crea un vínculo muy especial entre ellos», cuenta. «Seguridad, cariño y gran nobleza», es precisamente lo que el caballo aporta a los niños en palabras de Marian.

La escuela está abierta a niños, jóvenes y mayores, la edad mínima establecida es de 9 años

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos