Un verano a caballo y en inglés con Ormazarreta

Jóvenes jinetes durante una de las rutas dirigidas por el picadero de Ormazarreta./
Jóvenes jinetes durante una de las rutas dirigidas por el picadero de Ormazarreta.

El picadero pondrá en marcha unas nuevas colonias en junio | Aunarán los cuidados del caballo y la equitación con la práctica del idioma con un joven jinete experto en la materia

CRISTINA LIMIA LEGAZPI.

El picadero de Ormazarreta se lanza a una nueva aventura con la introducción del inglés en las colonias de verano que, desde hace cinco años, desarrolla con niños a partir de los 9 años durante los meses de junio y julio. En realidad no será uno, sino dos los lenguajes a cultivar en estas colonias: el anglosajón y un segundo más importante si cabe, el lenguaje del cariño, el cuidado y el respeto a los caballos, una materia en la que Marian Lasa y Mariano Fernández, responsables del picadero, vienen iniciando a los niños con ilusión durante estos veranos atrás. «Hay que ir renovándose, en esta ocasión nos ha surgido la oportunidad de realizar la actividad en inglés y pensamos que puede ser una bonita combinación, conocemos a un joven de Beasain, Aitor Álvarez, que además de ser un estupendo jinete, habla magníficamente inglés, idioma que ha perfeccionado durante los cuatro últimos veranos que ha pasado en Inglaterra», relata Marian. Tanto ella como Mariano le acompañarán en las clases. Habrá posibilidad de participar en estas colonias en dos turnos distintos, el primero del 24 de junio al 5 de julio, y el segundo del 8 al 19 de julio, con clases de lunes a viernes, de 10.00 a 13.00 horas. Todos aquellos que quieran obtener más información o apuntarse, pueden hacerlo llamando al 619 411 735 o acudiendo al picadero en el horario de 9.00 a 13.00 y de 16.30 a 20.30.

Manos a la obra en la cuadra

En cuanto a la parte equina, las colonias dan a los niños la posibilidad de adentrarse en el mundo del caballo en su integridad en un entorno privilegiado y cercano como los preciosos parajes de Mantxola. «Les enseñamos la parte bonita de montar a caballo, pero también tratamos de inculcarles las responsabilidades que conlleva tener un animal de estas características, participan en las labores de cuidado, limpieza, alimentación... en resumen, conocen el trabajo diario en una cuadra», cuenta Marian Lasa.

Las instalaciones de Ormazarreta albergan actualmente a 25 caballos, algunos propios y otros de particulares. La gran mayoría de ellos son de raza española y los cruzados también llevan algo de ella. «Nos gusta esta raza porque es una de las más nobles», describe Marian. El picadero realiza muy diversas actividades a lo largo del año. «Impartimos clases de equitación, organizamos rutas tanto por parajes cercanos como lejanos como el Camino de Santiago por etapas, participamos activamente en los eventos de Legazpi, como las tamborradas, el alarde, la cabalgata... y también realizamos actos en localidades cercanas», enumera Lasa.