El último Pleno ordinario de la legislatura

La Corporación Municipal durante el minuto de silencio en homenaje a José Ignacio Elorza./ LIMIA
La Corporación Municipal durante el minuto de silencio en homenaje a José Ignacio Elorza. / LIMIA

El recuerdo a José Ignacio Elorza, tres subvenciones, el adiós de algunos ediles y un tenso debate sobre el parque de bomberos protagonizaron la sesión

CRISTINA LIMIA LEGAZPI.

El Ayuntamiento acogió el miércoles el último Pleno ordinario de la Corporación Municipal antes de las elecciones municipales que el 26 de mayo dibujarán el horizonte político de Legazpi para los próximos cuatro años. El orden del día estuvo protagonizado por la aprobación de las bases reguladoras y la convocatoria de tres subvenciones para 2019: una de ellas para el alquiler de vivienda para jóvenes, otra para la compra de material escolar y la tercera para pequeñas y medianas empresas y la revitalización del comercio local. Junto a ello, se guardó un minuto de silencio en honor al recientemente fallecido José Ignacio Elorza (alcalde de Legazpi durante tres legislaturas entre 1979 y 1995), hubo mensajes de agradecimiento y despedida por parte de algunos ediles y también un enfrentado cruce de declaraciones sobre el futuro del parque de bomberos de Korosti.

En cuanto a las subvenciones para el alquiler de vivienda dirigidas a los jóvenes del municipio de entre 18 y 35 años, la alcaldesa Koldobike Olabide señaló que las bases, aprobadas en 2016, han sido modificadas en algunos aspectos siguiendo las recomendaciones de los técnicos con el fin de agilizar el procedimiento y adecuarlo a la operativa de trabajo real. «Se concreta que es un programa de ayudas complementario a otros como Etxebide o Gaztelagun, también se deja abierta la consignación presupuestaria de forma que se podrá incrementar en función de las ayudas concedidas», informó. «En la convocatoria de 2019 se incrementan en 1.000 euros las cantidades de ingresos máximos para optar a estas ayudas en cada tramo», anunció. Respecto a las subvenciones para la compra de material escolar, indicó que el objetivo es doble, ayudar a las familias de menores nacidos entre 2004 y 2013 en su adquisición y al mismo tiempo, incentivar el consumo en el comercio local, donde deberá efectuarse la compra. Sobre las ayudas económicas destinadas a las pequeñas y medianas empresas y a la revitalización del comercio local, especificó que están dirigidas a tres aspectos: la realización de estudios y proyectos que mejoren su competitividad, la creación de nuevos comercios a nivel de calle o el relevo generacional que de continuidad a locales que puedan quedar vacíos e inversiones para la reforma y modernización del local, mobiliario y equipamientos.

Todos los partidos votaron a favor de las ayudas. Irabazi se mostró partidario de ir más allá, con actuaciones como la ampliación de las partidas, la creación de un parque de vivienda pública para alquiler social o el fomento de una «igualdad real entre hombres y mujeres» en puestos de trabajo y sueldos. «Todo lo que hagamos es poco», manifestó Alberto Bezunartea.

El PSE-EE se mostró satisfecho. «En diciembre conseguimos introducir en los presupuestos municipales dos partidas para ayudas a PYMEs, comercio y compra de material escolar, el pasado mes de febrero concretamos nuestras propuestas y hoy el Pleno va a aprobar el reglamento de los dos programas de ayudas en base a nuestras propuestas registradas el 7 de febrero», señaló Óscar Valbuena. Respecto a las subvenciones al alquiler de vivienda para jóvenes, indicó que «en la próxima legislatura debe hacerse una revisión general y convertir esta iniciativa en un verdadero programa de ayudas a la emancipación de jóvenes». A este respecto, EH Bildu también propuso impulsar el alquiler de vivienda para otros colectivos, como el de personas separadas. «Por otro lado y si hubiera muchas solicitudes de jóvenes, se nos comentó que se cubrirían mediante prorrateo y tirando de remanente, a nosotros nos parece importante asegurar una respuesta a todas ellas», apuntó Rakel Puente.

El Pleno también aprobó la Cuenta General de 2018, en este caso, con el voto de PNV, EH Bildu e Irabazi y la abstención del PSE-EE. «Comprendemos que la cuenta general es un trámite técnico realizado de forma rigurosa por el interventor municipal, pero discrepamos en materia de ingresos liquidados por una razón, la liquidación de ingresos de este municipio estuvo condicionada por una reunión de dirigentes del PNV en el Consejo Vasco de Finanzas que decidieron seguir consolidando una ley de aportaciones injusta para Gipuzkoa y sus municipios», expuso Óscar Valbuena.

Palabras de agradecimiento

Al final del Pleno, desde EH Bildu Mikel Alzelai solicitó la palabra para despedirse. «Quiero dar las gracias a mi grupo, donde también han estado Kepa Urzelai, Sagrario Etxabe y Gorka Iñurritegi, por supuesto al resto de partidos, con los que hemos tenido nuestros rifi rafes pero siempre en un tono de respeto, y a los técnicos del Ayuntamiento, habremos hecho algunas cosas bien y otras peor, pero siempre con la intención de buscar lo mejor para todos los legazpiarras», expresó.

«Es evidente que tenemos diferencias entre unos y otros, pero al final el objetivo de todos es trabajar por el pueblo... pero deberíamos socializar la participación de la gente en la política», comentó Oscar Valbuena. Alberto Bezunartea «dio las gracias a todos por el trabajo realizado a favor del pueblo y a la gente de Legazpi». «Siempre he pensado que aquí más que política, hacemos herrigin-tza, trabajamos a favor del pueblo, cada uno desde su sitio, y creo que esta experiencia sería muy enriquecedora para todo el mundo», señaló Ane Urkiola desde el PNV.

Más