La última entrevista sobre su libro

En el año 2016, José Ignacio Elorza concedía una entrevista a este medio con motivo de la publicación de su primer y único libro, titulado 'Algunas curiosidades históricas y breve exposición de resultados electorales 1900-1936-Legazpiar batek legazpiarrentzat idatzitako liburua'.

«Era una asignatura pendiente y nadie más podía haberla llevado a cabo como él», señalan personas cercanas. José Ignacio era un gran apasionado de la política y fue, precisamente, ese espíritu de querer saber más sobre la materia el que le llevó hasta la redacción del libro. «Mi objetivo era conocer quiénes pudieron ser los fundadores de EAJ-PNV en Legazpi entre los años 1904 y 1908, por lo que comencé a examinar las actas del Ayuntamiento», explicaba por aquel entonces a este medio el propio Elorza. Durante décadas, buscó en el archivo municipal, la biblioteca, libros, revistas y publicaciones oficiales, los archivos generales de Gipuzkoa y Tolosa, el Centro del Patrimonio Documental de Euskadi Irargi, los fondos del centro cultural Koldo Mitxelena, los archivos del Nacionalismo Vasco de Artea y del Gipuzkoako Buru Batzar, la subdelegación del Gobierno de Gipuzkoa...

Pero le faltó una pieza clave en esa búsqueda. «La documentación existente en el batzoki de Legazpi, que se perdió con la entrada de las tropas franquistas en el municipio el 19 de septiembre de 1936», relataba. «Conozco tres versiones sobre el destino de las actas, revistas y la soberbia biblioteca de temas vascos que se encontraban en dicho batzoki, una señala que antes de la llegada de las tropas fueron recogidas en un baúl y guardadas en la casa Segura, escondidas tras una doble pared junto a una ikurriña, pero este edificio fue derribado y el promotor de la operación nos aseguró que no apareció ningún baúl, otra de las versiones apunta a que los documentos fueron trasladados a Bilbao, pero efectué diversas indagaciones al respecto que tampoco dieron resultado, la tercera hipótesis, con la que personalmente me quedo, es que al día siguiente de la entrada de las tropas en Legazpi y según me aseguró mi madre, el batzoki, entonces situado encima de las actuales oficinas del BBVA, fue vaciado de documentos, habiendo sido arrojados por las ventanas y quemados en mitad de Kale Nagusia», contaba.

Paradógicamente, José Ignacio no logró su objetivo de saber quiénes fueron los primeros impulsores del PNV en Legazpi, pero las informaciones que atesoró en esa búsqueda dieron como fruto un libro. «Personalmente, notaba la falta de estudios o la exposición de una parte de la historia que considero no solamente curiosa, sino también importante, con la que se respondiera a la pregunta de cómo votaban nuestros antepasados legazpiarras, las modestas líneas del libro tratan de dar respuesta a esta cuestión», declaraba el autor en su última entrevista.