La Policía Municipal hace hincapié en el significado de la señal S-28

Señal S-28. Su normativa especial se aplica desde Aizkorri kalea 12 hasta Patrizio Etxeberria 1. / LIMIA
Señal S-28. Su normativa especial se aplica desde Aizkorri kalea 12 hasta Patrizio Etxeberria 1. / LIMIA

Regula las calles residenciales, donde se aplican normas especiales de circulación | Los vehículos no pueden superar los 20 kilómetros por hora y deben conceder prioridad a los peatones

CRISTINA LIMIA LEGAZPI.

Ante el desconocimiento detectado en algunos conductores, desde la Policía Municipal hacen hincapié en el significado de la señal S-28. «Se trata de la señal de calle residencial e identifica las zonas de circulación con prioridad para los peatones», informan. «En el caso de Legazpi, comienza frente a la farmacia de Fenoll en Aizkorri kalea número 12 y finaliza frente a la frutería de Patricio Etxeberria número 1», apuntan. «En estas calles se aplican normas especiales de circulación, la velocidad máxima de los vehículos no puede exceder los 20 kilómetros por hora, los conductores deben conceder prioridad a los peatones y los vehículos solamente pueden estacionarse en los lugares designados por señales o marcas viales; los peatones, por su parte, pueden utilizar toda la zona de circulación, pero no deben estorbar a los conductores», indican.

El fin de calle residencial se indica mediante la señal S-29, que es idéntica a la S-28 pero cruzada con una raya roja y se encuentra frente a la citada frutería de Patrizio Etxeberria número 1. Cuando se rebasa la señal de fin de calle residencial, se aplican de nuevo las normas generales de circulación.

«En aquellos lugares donde existen calles residenciales con prioridad para los peatones, el conductor debe estar siempre preparado para encontrarse transeúntes en la calzada, no hay que olvidar que los peatones tienen siempre la prioridad, que se pueden desplazar de un modo imprevisto y que, tal vez, no vean al vehículo, por ello, es siempre recomendable adaptar la velocidad, mantener una distancia apropiada y, al aproximarse a los peatones, tomar las precauciones necesarias para su seguridad, especialmente, cuando se trate de niños, ancianos o personas con movilidad reducida», emplazan desde la Policía Municipal. «Los peatones son el elemento más frágil y débil de la circulación y su seguridad depende en gran medida del comportamiento de los conductores», inciden e instan a respetar las normas indicadas, esperando «no tener que adoptar medidas de tipo sancionador por el incumplimiento de las mismas».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos