El Pleno aprueba una moción sobre los protocolos de contaminación del aire

Primera sesión plenaria celebrada el miércoles tras el paréntesis vacacional de agosto./ LIMIA
Primera sesión plenaria celebrada el miércoles tras el paréntesis vacacional de agosto. / LIMIA

Las Ordenanzas Fiscales de 2019, que no pasarán por el Pleno debido a la congelación de las tasas e impuestos, motivaron una moción urgente del PSE

CRISTINA LIMIA LEGAZPI.

Dos mociones protagonizaron el primer Pleno ordinario tras la vuelta de las vacaciones de verano. Una de ellas fue presentada por Irabazi sobre los protocolos de actuación para garantizar la salud de la población ante episodios de contaminación atmosférica. La iniciativa recibió el voto a favor de todos los grupos políticos, pero no estuvo exenta de disputa. «La contaminación atmosférica provoca la muerte de miles de personas cada año en nuestros municipios, tal y como ha puesto de manifiesto la Organización Mundial de la Salud, ante esta situación, los poderes públicos tienen la responsabilidad de establecer pautas y protocolos de actuación que garanticen el mayor grado de protección posible de la población», señalaba Irabazi en el texto. «En los últimos meses se suceden las protestas debidas a la deficiente calidad del aire en muchos municipios de Euskadi como Durango, Elorrio, Muskiz, Güeñes... En Legazpi han sido numerosas las quejas vertidas últimamente a través de redes sociales por humos y malos olores provenientes del polígono industrial; sin embargo, es habitual que la respuesta de los departamentos de Salud y de Medio Ambiente, Política Territorial y Vivienda no sea conjunta o coordinada», exponía.

En la moción aprobada, el Pleno «considera que los poderes públicos deben velar para garantizar una adecuada calidad del aire atmosférico a través de un estricto control y seguimiento y hacer accesible la información de forma sencilla para la ciudadanía». Así mismo , insta al Gobierno Vasco «a actualizar los parámetros de la Red de Calidad del Aire de Euskadi, a revisar mediante una entidad experta independiente la actual configuración de dicha red dando prioridad a la protección de la salud de la población, a implantar en un máximo de 6 meses un protocolo de respuesta conjunta entre los departamentos de Salud y de Medio Ambiente ante los episodios locales de contaminación atmosférica con superaciones puntuales de los valores límite legales y a instalar cabinas de medición y control de la calidad del aire en Legazpi», entre otros aspectos. Desde EH Bildu se mostraron completamente a favor la filosofía de la moción. El PSE-EE se sumó al texto, pero realizó numerosas matizaciones, recriminando a Irabazi que algunas de sus afirmaciones «mostraran desconocimiento sobre la red existente y fueran demagógicas». El PNV se expresó en la misma línea, apoyando la iniciativa, pero calificando la moción de «alarmista, populista, llena de inexactitudes y medias verdades».

Moción urgente del PSE-EE

La segunda moción, presentada por el PSE-EE, fue tratada de urgencia con el voto a favor de EH Bildu e Irabazi frente al voto en contra del PNV en la votación realizada necesariamente para que pudiera ser tratada con esa premura. En ella, los socialistas recogían dos propuestas de bonificaciones en el Impuesto de Actividades Económicas: una del 10% de la cuota tributaria para las empresas que establezcan nuevos planes de transporte para los trabajadores en aras de reducir el consumo de energía y las emisiones causadas por el desplazamiento al trabajo y otra del 10% de la cuota a las empresas que en sus procesos productivos utilicen o produzcan energía a partir de instalaciones de energías renovables o sistemas de cogeneración. En el texto, solicitaban al Gobierno Municipal «que estudie la repercusión económica de estas bonificaciones para las empresas de Legazpi y para las arcas municipales».

El PSE-EE daba forma de moción urgente a estas propuestas ante la decisión del Gobierno municipal del PNV de congelar las tasas e impuestos municipales para 2019, lo que hace que no sea preciso que las Ordenanzas Fiscales de ese año pasen por el Pleno. Tanto socialistas, como EH Bildu e Irabazi, reprocharon con dureza al PNV que de esta forma «no diera opción ni de debatir, ni de plantear propuestas de mejora a las Ordenanzas Fiscales de 2019».

La propia moción salió adelante con el voto a favor de todos los grupos, incluido el PNV, que se mostró partidario de estudiar las bonificaciones, pero defendió la decisión de congelar las tasas e impuestos de 2019. «Las familias son quienes vienen soportando la crisis, parece que a la recuperación económica le cuesta, el precio de la luz está marcando máximos anuales, suben el gas, el butano... la situación del Ayuntamiento no es negativa, su economía está saneada y este año tenemos 272.000 euros más de ingresos de los previstos al recibir casi 200.000 euros en concepto de plusvalía por la compra de la parcela de los pabellones de la antigua acería de Sidenor por parte del Gobierno Vasco, son buenas noticias y entendemos que podemos y debemos compartirlas con las familias legazpiarras, por lo que hemos decidido congelar las tasas e impuestos y no entendemos la urgencia de la presentación de esta moción, que recoge bonificaciones que pueden analizarse en un plazo más amplio», indicó la alcaldesa, Koldobike Olabide.

También fueron aprobados los incrementos retributivos para el 2018 en las tablas salariales del Ayuntamiento. En base a lo que rigen los Presupuestos Generales del Estado, se aplica una subida del 1,75% del 1 de enero al 1 de julio y del 2,05% del 1 de julio en adelante. Todos los partidos votaron a favor excepto Irabazi, que se mostró disconforme con que la subida a los sueldos del personal del Ayuntamiento también se realice a los cargos políticos, en este caso, la alcaldesa Koldobike Olabide y el concejal liberado al 40% Eric Gálvez, por lo que se abstuvo. Otro de los puntos aprobados, en este caso por unanimidad, fueron las tarifas de la asociación de taxistas de Gipuzkoa, Agitax, para el 2019, que contemplan una subida del 2,3%.

Más

 

Fotos

Vídeos