Homenaje al último gudari legazpiarra, Iñaki Errekabide

Homenaje al último gudari legazpiarra, Iñaki Errekabide

Iñaki Errekabide, gudari legazpiarra fallecido el pasado 6 de julio en Hendaia, a los 102 años, fue recordado y homenajeado antes del inicio del Pleno mediante un minuto de silencio por parte de toda la Corporación Municipal y el público. «En la guerra de 1936 fue soldado del batallón Itxarkundia, de las milicias vascas Eusko Gudarostea -Ejército de Euzkadi- del lehendakari José Antonio Agirre», señaló la alcaldesa, Koldobike Olabide. «Como bien recuerda la asociación memorialista Intxorta 1937 Kultur Elkartea, estuvo luchando por las libertades en las batallas de Legutio y en la resistencia de Artxanda cuando los golpistas y sus aliados estatales e internacionales estaban a punto de tomar Bilbao, en junio de 1937; además, fue testigo de los bombardeos de Durango y el posterior de Gernika-Lumo», mencionaba. «Fue enviado preso de Franco a un batallón de trabajadores en Miranda de Ebro, Burgos, y le destinaron a Navarra a hacer carreteras a doce grados bajo cero, según relataba en sus duros recuerdos, también le obligaron a estar presente en la batalla de Teruel, donde tuvo una labor indeseable, la de rescatar cadáveres y quitar bombas», indicaba la primera edil. «En su acercamiento a Euskadi, le destinaron a Oiartzun e Irun para construir carreteras, como por ejemplo, la de Aia», añadía. «Retornó a Legazpi a los cinco meses de acabar la guerra y la vuelta no fue fácil. En Legazpi no le dieron trabajo por 'rojo separatista' y lo enviaron a un batallón disciplinario, concretamente, a construir con trabajos forzados el aeropuerto de Lavacolla, en A Coruña; el servicio militar obligatorio franquista tuvo que hacerlo también en Santiago de Compostela», citaba. «A su segundo regreso a Legazpi fue calificado como 'desafecto', pero consiguió un trabajo en una forja, por lo que se mudó a Eibar y de allí a Iparralde, Grenoble, los Alpes y París, para acabar jubilándose en Hendaia, donde vivía desde 1949», rememoraba. «Era el último gudari legazpiarra que continuaba con vida. Descanse en paz», señalaba Olabide antes del minuto de silencio en homenaje a Iñaki Errekabide y a todos los legazpiarras que sufrieron la guerra de 1936.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos