Dos grandes planes para el comercio local y los servicios sociales

Luz verde al plan para la revitalización del comercio local, popularmente conocido como PERCO./LIMIA
Luz verde al plan para la revitalización del comercio local, popularmente conocido como PERCO. / LIMIA

Fueron aprobados por unanimidad en el último Pleno ordinario celebrado antes de las vacaciones de verano

CRISTINA LIMIALEGAZPI.

El último Pleno ordinario celebrado antes de las vacaciones de verano alumbró el miércoles tres importantes aprobaciones: el nuevo Plan de Revitalización Comercial de Legazpi y el Plan Estratégico de Servicios Sociales para 2018-2022 por unanimidad y la autorización del gasto y de los pliegos de condiciones para la contratación del Servicio de Ayuda a Domicilio y la Atención Diurna con la abstención de Irabazi y el voto a favor del resto de los grupos municipales.

Revitalización del comercio

El concejal Eric Gálvez dio a conocer el contexto y los objetivos bajo los que nace el Plan de Revitalización Comercial, popularmente conocido como 'PERCO'. «Cuando entramos al Gobierno municipal en 2015 nos encontramos con que entre 2008 y 2015 había desaparecido el 25,7% del comercio y el 23% de la hostelería, siendo la crisis, la falta de relevo y los cambios en los hábitos de consumo las principales razones. Compartíamos la preocupación de los comerciantes y veíamos necesario hacerle frente, así que en 2017, de la mano de la empresa Ikerpartners, comenzamos a desarrollar el primer plan para revitalizar el sector en Legazpi. El primer paso fue realizar un diagnóstico de situación; en cuanto al consumo, observamos que el último año cada legazpiarra ha gastado 595 euros en compras por Internet y el 58,5% de los vecinos ha realizado alguna compra a través de este medio», enumeró el concejal. «El 83% del montante del gasto total, incluyendo la hostelería, se ha realizado en Legazpi y el 17% fuera; de esa evasión, el 29% se va a Donostia y sus centros comerciales, el 20% al centro comercial de Olaberria, el 16% a Urretxu y Zumarraga, el 10% a Internet y el 9% a Vitoria; solamente el 3,5% del gasto que se hace en Legazpi lo realiza gente venida de otros pueblos, el 21,7% de esas personas que vienen de fuera a comprar en Legazpi son de Zumarraga y el 10,9% de Urretxu», citó. «En Legazpi hay 141 establecimientos, de ellos 37 de hostelería y 104 comercios. Los legazpiarras dan una buena puntuación al comercio, otorgándole 7,75 puntos sobre 10», informó.

El plan recoge 55 acciones

El nuevo plan recoge 5 líneas estratégicas y 19 líneas de actuación con 55 acciones. «Queremos dar las gracias a todos los que han participado, desde comerciantes, hosteleros y empresas por la información aportada, hasta el Gobierno Vasco por la subvención para la elaboración del plan, a Lenbur y al partido socialista por sus aportaciones y, sobre todo, a Ilinti, por haber realizado un trabajo imprescindible para que el plan esté hoy aquí», destacó.

Todos los grupos alabaron el trabajo realizado y, de ahora en adelante, incidieron en la necesidad de dotar recursos económicos y de personal para llevar a cabo el plan. No obstante, Irabazi y EH Bildu dirigieron varias críticas al Gobierno. El edil de Irabazi, Alberto Bezunartea, reprochó que «PNV y PSE-EE hayan sido los únicos partidos que han votado en contra de la propuesta presentada por las asociaciones Euskal Dendak y Dendartean al Parlamento Vasco, basada en la petición de una moratoria en la creación y ampliación de grandes equipamientos comerciales hasta que se modifique la Ley de Actividad Comercial y entre en vigor el nuevo Plan de Actividad Sectorial que establezca limitaciones en este aspecto». También reprobó al equipo de Gobierno «el proyecto de construcción de un centro comercial en Latxartegi, que terminará de rematar al pequeño comercio».

El PSE-EE respondió a sus declaraciones. «Tratar de sacar polémicas cuando estamos en una cuestión de unanimidad en favor del comercio local, solamente para poner el punto de discrepancia, me parece bastante gratuito», señaló Óscar Valbuena, quien añadió que hasta la fecha su grupo «no se ha manifestado sobre el proyecto de Latxartegi, ni lo ha apoyado».

Compromiso con el comercio

Desde EH Bildu, Rakel Puente recriminó al PNV que «las inversiones realizadas por el anterior gobierno municipal no estaban teniendo continuidad con el actual, habiéndose gastado en este ámbito, aparte de la subvención a Ilinti, un importe de 62,67 euros en 2017 y 56 euros en 2018», expuso. «Esperamos que este plan dé la vuelta a la situación, haya un compromiso real y se dejen a un lado planes de grandes equipamientos comerciales, ya que todos sabemos qué conlleva el proyecto de Latxartegi impulsado por el Gobierno municipal», indicó. Desde el PNV, Javier Iraeta respondió que «no era correcto que en Latxartegi se hubiera proyectado un centro comercial, sino un supermercado». Eric Gálvez añadió que, cuando entraron en el Gobierno en 2015, Ilinti recibía una subvención de 2.000 euros y que ellos la han duplicado. «El compromiso del Ayuntamiento con el comercio local es claro», sostuvo.

Servicios sociales

El segundo punto aprobado en el Pleno por unanimidad fue el Plan Estratégico de Servicios Sociales para 2018-2022, elogiado por todos los grupos a tenor del gran trabajo realizado y la alta participación de asociaciones y agentes en el mismo.

No hubo el mismo consenso en la votación de la autorización del gasto y de los pliegos de condiciones para la contratación del Servicio de Ayuda a Domicilio (cuyo contrato con la empresa actual acaba en diciembre) y la Atención Diurna. Salió adelante con el apoyo del PNV, PSE-EE y EH-Bildu y la abstención de Irabazi. «Pensamos que los nuevos pliegos mejoran las condiciones laborales de las trabajadoras, especialmente, las económicas, pero no estamos a favor de la privatización del servicio, apostamos por su municipalización, que allá donde se realiza ofrece mejoras en todos los aspectos», planteó Alberto Bezunartea. Javier Iraeta quiso corregir estas afirmaciones. «No por repetir una cosa acaba siendo verdad, no es una privatización, sino una colaboración público-privada, empleada en muchos de los contratos de este Ayuntamiento», explicó. «Los nuevos pliegos mejorarán las condiciones laborales y económicas de las trabajadoras de ayuda a domicilio, tal y como acordamos cuando nos reunimos con ellas en otoño de 2016», aseguró.

Desde EH Bildu Mikel Altzelai pidió al Ayuntamiento mecanismos de control para que lo pactado se cumpla, «aspecto sobre el que ha habido ciertas dudas y quejas», indicó, y animó a las trabajadoras «a luchar por un pacto de empresa». Una de las empleadas del servicio deseó que las mejoras «se hagan realidad» y «que de verdad el Ayuntamiento esté pendiente de las empresas que contrata, porque no ha sido así», indicó. La alcaldesa respondió que «llevan mucho tiempo trabajando en las reivindicaciones que les fueron comunicadas por las trabajadoras y que han sido tenidas en consideración en los nuevos pliegos». En cuanto al seguimiento, apuntó que trasladará lo dicho al personal técnico.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos