Los escolares, guardianes de nuestros caseríos

Alumnos de la localidad durante su intervención en el salón de Plenos del Ayuntamiento./
Alumnos de la localidad durante su intervención en el salón de Plenos del Ayuntamiento.

Han trasladado al Ayuntamiento numerosos compromisos y propuestas para su impulso y conservación dentro de la Agenda 21

CRISTINA LIMIA LEGAZPI.

Como cada año por estas fechas, los escolares de Legazpi han visitado el Ayuntamiento para trasladar a la alcaldesa Koldobike Olabide y al concejal Eric Gálvez los resultados del trabajo realizado en el marco de la Agenda 21 Escolar. Este año, el tema abordado dentro de la misma ha sido la cultura del caserío. Los alumnos se han adentrado en el modo de vida rural, han analizado las características de los animales que viven en los parajes que nos rodean, han tomado conciencia sobre la importancia de las abejas para el entorno y la amenaza que entraña la avispa asiática para ellas, han conocido la variedad de productos que se cultivan en los caseríos de la zona y su modo de distribución en mercados y grupos de consumo, han ahondado en el papel de la mujer en el medio rural y conocido de primera mano la vida y el trabajo de algunos baserritarras.

Como fruto de todo ello, hace unos días presentaron en el Ayuntamiento una lista de los compromisos que ellos mismos adquirían para impulsar el caserío y sus productos, junto a otra lista de propuestas dirigidas al propio consistorio para avanzar en ese camino.

Productos locales

Entre los compromisos de los escolares se encuentran el de dar aviso a los municipales en caso de ver un nido de avispa asiática, apostar por la compra de productos locales y de temporada, colaborar en la plantación de árboles y plantas, concienciar a la gente sobre las consecuencias de la pérdida de los caseríos y dar la misma importancia a la mujer y al hombre en la labor que desempeñan en el mundo rural.

Entre las propuestas realizadas al Ayuntamiento están la de realizar la repartición de árboles y plantas para que sean cultivadas en el entorno y abastezcan de polen a las abejas, aumentar las ayudas a los baserritarras para que puedan seguir desarrollando su labor, evitar la edificación en terrenos rurales, promover la celebración de mercados para la venta de sus productos más de un día a la semana y también de tarde, proporcionar facilidades para la venta de dichos productos y promocionarlos (como habilitar locales) y crear medidas para mejorar las condiciones de la mujer en el medio rural.