La empresa Cie otorga sus segundas 'ayudas a la comunidad' a Begisare

Entrega de la aportación por parte de la empresa Cie a representantes de Begisare ayer por la mañana, en la planta legazpiarra./  LIMIA
Entrega de la aportación por parte de la empresa Cie a representantes de Begisare ayer por la mañana, en la planta legazpiarra. / LIMIA

La aportación, de 4.000 euros, será empleada en mejorar la calidad de vida de las personas con retinosis pigmentaria e investigar sobre ella

CRISTINA LIMIA LEGAZPI.

Actualmente no existe cura para ella y forma parte del grupo de 'enfermedades raras' que padecen una de cada 4.000 personas en nuestra sociedad. Hablamos de la retinosis pigmentaria, enfermedad del ojo que es degenerativa y hereditaria y radica en una pérdida lenta y progresiva de la visión, que en sus etapas iniciales afecta a la visión nocturna y periférica y que finalmente, conduce a la ceguera.

Una oscuridad sobre la cual la asociación Begisare de Gipuzkoa trata de arrojar luz mejorando la calidad de vida de quienes la sufren, promoviendo proyectos de investigación sobre ella y sensibilizando a una ciudadanía muchas veces desconocedora de cómo poder ayudar a una persona con baja visión.

Ayer por la mañana la presidenta y la vicepresidenta de esta asociación, Itziar González y Amaia Guereñu, acudían a la planta de Cie Legazpi para recibir un nuevo impulso a esta labor. Y es que la empresa de automoción otorgaba a Begisare sus segundas 'ayudas a la comunidad'. La aportación, de 4.000 euros, se concede a través de una comisión formada expresamente para ello entre representantes y trabajadores de distintos estamentos de la fábrica.

Las ayudas del año pasado, las primeras, fueron destinadas a las asociaciones Nagusilan y Atzegi. El director de la planta, Asier Andoni Balenciaga, explicaba que esta iniciativa «nació dentro del plan estratégico de la propia empresa bajo el objetivo de contribuir a la sociedad de la que forma parte, más allá de la creación de empleo». «Para ello, se formó un equipo de trabajo que evalúa distintas iniciativas, que pueden ser de índole bien social, cultural o deportivo, pero entre las que no obstante, se da prioridad a iniciativas sociales y al apoyo a las personas», indicó.

«Estamos encantados de poder colaborar, en este caso, con Begisare. Ojalá nuestra aportación resulte lo más útil posible y sirva de catalizadora para que otras entidades también ayuden», deseó Balenciaga. Una ayuda vital para un colectivo que respira a contracorriente. «Luchamos contra el tiempo», relataba Itziar González desde Begisare sobre una enfermedad que no tiene tratamiento. «Sin embargo, hay una serie de complicaciones que sí se pueden tratar e influyen en gran medida en la calidad de vida de las personas que padecen la enfermedad», apuntó. La investigación es el gran caballo de batalla de la retinosis pigmentaria. En 2008 se logró poner en marcha a través del instituto Biodonostia un proyecto de investigación sobre ella.

«Mediante el mismo se consiguió diagnosticar 100 casos y sus causas, lo que sirve para tener un pronóstico que ayude al paciente e incluso poder evitar que sus hijos puedan heredar la enfermedad», señalaba la presidenta de Begisare. Pasos importantes en un camino en el que, sin embargo, queda mucho por andar. En ese contexto, Amaia Guereñu valoraba la aportación de Cie Legazpi. «Nos parece una pasada que se realice una iniciativa así. Estamos muy agradecidos», admitía.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos