Crónica de un concierto «para enmarcar»

El público legazpiarra acudió en masa al concierto, abarrotando la parroquia como nunca antes. /  FOTOS: TERE MADINABEITIA
El público legazpiarra acudió en masa al concierto, abarrotando la parroquia como nunca antes. / FOTOS: TERE MADINABEITIA

Los txistularis de Goiz Deia, la rondalla Alaitasuna, Santikutz Abesbatza y la banda volvieron a brillar por Santa Cecilia

CRISTINA LIMIA LEGAZPI.

Hace tiempo que los txistularis de Goiz Deia, la rondalla Alaitasuna, Santikutz Abesbatza y la banda hacen del Concierto de Santa Cecilia un regalo para los sentidos. Deleitan al oído con su música, sorprenden a la vista con sus puestas en escena, tocan al público con su talento, inundan la parroquia con un aroma cálido y familiar... y dejan en el público un sabor excepcional. Así ocurrió el sábado por la tarde en la parroquia, donde las cuatro agrupaciones honraron a la patrona de los músicos con un concierto al que los legazpiarras acudieron en masa. «El templo siempre se llena, pero nunca tanto como este año», describe el director de la banda, Jesús Castillejo.

Los txistularis de Goiz Deia fueron los encargados de abrir la velada musical, bajo la dirección de Iker Azpeitia. Como viene siendo habitual en los últimos años, se rodearon de numerosos colaboradores, entre ellos, los niños del coro de la escuela de música Doinua, con quienes interpretaron las canciones de Pirritx y Porrotx 'Euri tanta' y 'Irri egiten duenari' simpáticamente ataviados con narices rojas. También les acompañaron en diferentes piezas Oier Gabiria al bajo, Iñigo Caballero y Olatz Orozco a la guitarra, Ander Martínez al órgano, Ane Arrizabalaga y Ane Urzelai a la trikitixa y el pandero y las voces de Joxe Angel Urbieta, Maitane Murillo, Mikele Arizkorreta, Ane Beloki y Jone Narbaiza.

La rondalla Alaitasuna, dirigida por Raúl Casales, y Santikutz Abesbatza, con Marian Lasa a la batuta, fueron las siguientes en desplegar sus repertorios, con destacadas primicias y una gran calidad musical. La segunda llegó a dejar el templo a oscuras para ofrecer la obra sudafricana 'Undodana' a la luz de las velas portadas por sus coralistas.

Les siguió la banda, con la majestuosa interpretación de 'El caserío' acompañada de los dantzaris de Sustraiak y 'El cumbanchero', rumba en la cual, el director, Jesús Castillejo, se metió de lleno disfrazándose del mismísimo cumbanchero (el mayor de los juerguistas).

El concierto finalizó con todos los grupos interpretando la obra 'Kaia barrenian' y el himno de Legazpi.

Tampoco faltaron los homenajes dentro del concierto. Santikutz Abesbatza entregó su distintivo en forma de cruz a las coralistas Amaia Zaldua, Mila Sodupe, Goya Callejo y Marian Lasa en reconocimiento a sus 30 años dentro del coro. La rondalla Alaitasuna por su parte, dio la bienvenida a un nuevo integrante, Santi Usabiaga.

 

Fotos

Vídeos