'Besarkada' de Juan Mari Burguera recibirá a los visitantes en Industrialdea

Boceto de la escultura 'Besarkada' en la rotonda de Urola Kalea. / GORKA GÓMEZ
Boceto de la escultura 'Besarkada' en la rotonda de Urola Kalea. / GORKA GÓMEZ

El escultor acaba de firmar con el Ayuntamiento un convenio para la donación de la obra, que se montará próximamente en la rotonda de Urola Kalea

CRISTINA LIMIA LEGAZPI.

La rotonda de Industrialdea será su morada, el lugar desde el que recibirá a quienes lleguen a Legazpi erigiendo un mensaje de convivencia. Hablamos de 'Besarkada', la escultura que Juan Mari Burguera ha creado y donado al Ayuntamiento para su próxima construcción en uno de los anillos de circulación más concurridos de la localidad. El artista y la alcaldesa, Koldobike Olabide, acaban de firmar el convenio donde se recogen los términos de dicha donación. «Se trata de un convenio que ha sido aprobado en Junta de Gobierno», informaba la primera edil durante el acto, realizado en el salón de Plenos del Ayuntamiento. En base al documento suscrito, Juan Mari Burguera dona los derechos de propiedad intelectual de su obra al consistorio, mientras que este último asume los gastos del material y el desarrollo total de la obra, así como su colocación en la citada rotonda. El Ayuntamiento será a su vez, el encargado de velar por una correcta conservación de la escultura, que no podrá ser modificada en parte alguna sin el consentimiento del autor.

«Hoy es un día bonito e ilusionante», describía Koldobike Olabide. «Hace ya un tiempo que pedimos a Juan Mari Burguera que elaborara una propuesta para la rotonda de Industrialdea, cuando nos acercamos a su taller para hablar del tema no le dimos ninguna indicación concreta, le dejamos hacer sin ningún condicionante, Juan Mari es legazpiarra, conoce muy bien el pueblo, sabe cómo somos», contaba la primera edil. «Al ver la maqueta de su propuesta, la verdad es que nos impactó, como todas sus obras... la escultura mostrará el corazón legazpiarra, tan unido al hierro a lo largo de toda su historia», señalaba Olabide. Acto seguido, cedía la palabra al autor. Juan Mari Burguera comenzaba su intervención agradeciendo al Ayuntamiento la petición de realizar esta escultura. «Nunca me había enfrentado a un proyecto de estas medidas, se trata de mi obra más grande y era todo un reto para mí», explicaba. «También tengo que dar las gracias a todos los que se han ido sumando a este proyecto, desde la parte más cercana, por supuesto, mi familia, hasta la vertiente técnica, trabajadores del Ayuntamiento... y especialmente a mi amigo Javier Andueza, autor de la parte más técnica, un trabajo que asumió ilusionadamente», destacaba.

Un abrazo de convivencia

«No soy muy dado a explicar mis obras, pero en esta ocasión creo que sí debo hacerlo, porque recoge algo que yo sentía y quería reflejar», declaraba Juan Mari Burguera. «Besarkada es un abrazo, pero para que ese abrazo se transmita y sea de verdad, debemos de trabajar la convivencia como pueblo, es algo muy difícil, dificilísimo, ya sabemos que todos somos diferentes... pero la convivencia es aquello que tiene que flotar siempre en un pueblo y marcar el norte de las decisiones y del día a día, de lo contrario, seremos otra cosa, pero no un pueblo», indicaba el artista.

«La escultura, realizada en acero corten y en acero inoxidable y de una altura de 5 metros en su parte más alta, simbolizará dos partes en el aire que se van a juntar», avanzaba. «La obra estará inclinada para darle el movimiento del gesto de un abrazo, si la colocáramos de forma vertical, perderíamos esa sensación de movimiento», apuntaba. Materializar esa inclinación es uno de los aspectos que mayores dificultades técnicas entrañará en su montaje. «La pieza incluirá una serie de fisuras y enganches, he querido que estos elementos reflejen unas cicatrices, que están ahí y siempre estarán ahí, no obstante, desde fuera, se verá que ya están suturadas», relataba. «Cuando eso ocurre, cuando los conflictos cicatrizan, ese abrazo sincero se puede provocar y realizar», comentaba el autor. «Alguno me llamará ingenuo, dirá que es poesía... pero realmente creo que es un mensaje importante», expresaba.

«Junto a ello, debo decir que esta escultura ya no es mía, también es parte mía, pero tiene que ser de todos, así como el mensaje que transmite, si todos los que vivimos en este pueblo tuviéramos eso presente, seguramente todo sería más llevadero, en la sala en la que ahora estamos, en la calle, en todos los escenarios en los que nos movemos... quisiera que todos los legazpiarras sintieran que es una cosa suya, por ello es una donación, no quería que fuera una transacción por la que yo recibiera algo a cambio, de esta forma nos pertenece a todos», indicaba. Debido a sus características, la escultura deberá ser montada por fases en la propia rotonda de Industrialdea. Se espera que los trabajos comiencen el 22 de abril. Se completará con un letrero con el nombre de Legazpi (cuyo autor también ha sido Burguera) e iluminación.