El Ayuntamiento comprará la antigua pensión de Bellota

Votación de la modificación de créditos para la pensión, Guriditegi y la plaza Bikuñaenea./  LIMIA
Votación de la modificación de créditos para la pensión, Guriditegi y la plaza Bikuñaenea. / LIMIA

El Pleno ha aprobado una modificación de créditos, dotando 255.000 euros para la adquisición del inmueble, que rondará los 700.000 euros en total

CRISTINA LIMIA LEGAZPI.

El Pleno ha aprobado inicialmente un expediente para la modificación de créditos adicionales, consistente en destinar 597.000 euros del remanente municipal existe a tres operaciones: 255.000 euros a la compra, por parte del consistorio, de la antigua pensión de la empresa Bellota Herramientas situada en Lanaren Hiribidea (el importe total de la adquisición rondará los 700.000 euros, de los cuales 255.000 euros se comprometieron mediante este acuerdo plenario), 80.000 euros a la obra del puente de Guriditegi (cuyos daños estructurales requieren una reforma urgente ante el riesgo de derrumbe) y 252.000 euros a la renovación de la plaza Bikuñaenea (parte que corresponde aportar al Ayuntamiento en los trabajos que resolverán los problemas de humedades que desde hace años afectan a las viviendas y a los garajes subterráneos de la zona).

Esta modificación de créditos recibió el apoyo de todos los grupos políticos, en una votación en la que no participó la alcaldesa, Koldobike Olabide, «como poseedora de una vivienda y de un garaje en la Plaza Bikuñaenea», explicó.

«Estamos de acuerdo con las partidas para el arreglo del puente de Guriditegi y la plaza Bikuñaenea, en cuanto al importe contemplado para la compra de la pensión, nos parece muy interesante, es una buena oportunidad para el pueblo y creemos que se puede sacar un buen provecho al edificio», indicó el concejal de Irabazi, Alberto Bezunartea.

Desde el PSE-EE, también se mostró partidarios de la operación y valoraron especialmente las opciones que ofrecerá la adquisición de la pensión. «Estamos a favor de la compra de este inmueble por tratarse de una oportunidad para crecer en servicios sociales, creemos que el edificio debe ser destinado a asuntos que tengan que ver con el aumento de la oferta para pisos tutelados o Centro de Día, tal y como recoge el acuerdo programático que los socialistas firmamos con el equipo de Gobierno en el año 2015, o para otras cuestiones como son el apoyo a la emancipación de jóvenes o la resolución puntual de problemas relacionados a la emergencia social. No contemplamos el uso de la instalación para otras cuestiones», señaló el socialista Óscar Valbuena.

Desde EH Bildu, Rakel Puente valoró como necesarias las partidas para Guriditegi y la plaza Bikuñaenea y señaló que la pensión ofrecerá la posibilidad de desarrollar un buen proyecto para el pueblo. «Un proceso de participación podría dar bonitos resultados para satisfacer las necesidades de mayores y jóvenes, tanto en este edificio, como en los antiguos locales de la escuela de música Doinua que han quedado libres», apuntó.

Mociones en torno al Flysch

El consenso aunado en el punto anterior se quebró a la hora de aprobar una moción presentada por Irabazi sobre la limpieza de residuos en los acantilados de Sakoneta, el Flysch, tras la gran cantidad de plásticos visibilizada en el mismo a través de un vídeo grabado por un surfero que se hizo viral.

En el texto, Irabazi solicitaba a la Diputación Foral de Gipuzkoa (ente que tiene la competencia de gestionar y cuidar de este entorno natural declarado biotopo protegido) que «disponga los medios necesarios para limpiar por completo y a la mayor brevedad esta zona y establezca un plan de mantenimiento que asegure su limpieza y conservación». Junto a ello, emplazaba a la agencia vasca del agua Ura y a Eudel «a dirigir un escrito a los ayuntamientos para recordarles cuáles son sus competencias en materia de limpieza de residuos urbanos en ríos y regatas de sus términos municipales para que dispongan los medios necesarios para su adecuada limpieza y conservación». Por otro lado, pedía a las diputaciones, el Gobierno Vasco y los ayuntamientos «que realicen y dispongan de los recursos necesarios para desarrollar periódicamente campañas de sensibilización ciudadana al respecto». Por último, instaba a los parlamentos Europeo, Español y Vasco, así como a las Juntas Generales de Gipuzkoa, Araba y Bizkaia, «a establecer normativas ambiciosas que faciliten la transición hacia un mundo sin plástico».

El texto de Irabazi tuvo el apoyo de EH Bildu, pero no salió adelante al recibir los votos en contra del PNV y el PSE-EE, quienes presentaron juntos una moción alternativa. En ella, suscribían buena parte de los puntos de la moción de Irabazi, pero incluían la mención a iniciativas ya en marcha para combatir la presencia de basura en los espacios marítimos y los ríos, como el proyecto 'Life Lema' y añadían un quinto punto en el que «llamaban a la ciudadanía legazpiarra a tomar conciencia sobre la problemática que genera la contaminación de ríos y mares».

Tanto Irabazi, como EH Bildu, criticaron que jeltzales y socialistas «no hubieran tratado de consensuar un texto único sobre la materia, en lugar de presentarse y votarse dos».

La moción del PNV y el PSE-EE salió finalmente adelante por unanimidad.

 

Fotos

Vídeos