EH Bildu, Irabazi y PSE-EE muestran su «disconformidad» con «las formas de actuar» de la presidenta de la Mancomunidad

Ediles. De EH Bildu, Irabazi y PSE-EE de la comarca. /  M.F.
Ediles. De EH Bildu, Irabazi y PSE-EE de la comarca. / M.F.

En referencia al traslado de la Escuela de Empoderamiento al edificio de la antigua Haurreskola de Pagoeta

MARISOL FERNÁNDEZ ZUMARRAGA.

Concejales de EH Bildu, Irabazi y PSE-EE de Zumarraga, Urretxu y Legazpi manifestaron ayer su «disconformidad» con «las formas de actuar» de la presidenta de la Mancomunidad Urola Garaia, Koldobike Olabide (EAJ-PNV). Los ediles hicieron referencia al traslado «con el OK del PNV de la comarca» de la Escuela de Empoderamiento al edificio de la antigua Haurreskola de Pagoeta.

«Entendemos que antes de trasladar la Escuela de Empoderamiento procedía acondicionarla, dando respuesta al acuerdo de propuesta que incluye los servicios previstos y el adecuado funcionamiento de la Casa de las Mujeres. El aula de informática, que estaba en funcionamiento en la Escuela de Empoderamiento de Zumarraga se desmanteló y se trasladó todo el material y mobiliario a la futura Casa de las Mujeres. A día de hoy, el material sigue embalado y, por lo tanto, los distintos grupos de mujeres que hacían uso de este servicio, ahora mismo no lo pueden hacer», explicaron ayer ante los medios.

«En cuanto al espacio de encuentro y debate de mujeres, que estaba en funcionamiento en la Escuela de Empoderamiento de Zumarraga, en estos momentos este servicio no se puede desarrollar porque las condiciones no son hoy por hoy las adecuadas», continuaron.

Asimismo, manifestaron que las dos técnicas que prestan el servicio de Igualdad comarcal siguen, a día de hoy, ubicadas en Ugassa. «A nosotras nos parece que éste debería ser el primer paso que se tenía que haber dado, al objeto de referenciar el servicio, como el proceso de tránsito de la Jabekuntza Eskola a la Casa de las mujeres. Claro que esta decisión requería adecuar el espacio principal de la antigua haurreskola, condición que a día de hoy no se ha dado».

Ante la reciente presentación del programa Jakitun de la Diputación en la nueva ubicación de la Casa de las mujeres, los ediles afirmaron que «responde, una vez más, a una operación de marketing de venta de lo no hecho, es decir, querer vender el proyecto de la Escuela de Empoderamiento, cuando las instalaciones no están aún dotadas de la infraestructura adecuada para el desarrollo de las actividades».

Ante esta situación, «las tres formaciones aquí presentes, decidimos no acudir a dicha rueda de prensa, al entender, que no solo no se nos tuvo en cuenta en la decisión del traslado, sino que además al requerirle dónde y cuándo se había tomada dicha decisión obtuvimos el silencio por respuesta».

Asimismo, indicaron que «lo que más nos indigna es que a las mujeres usuarias de la Escuela, tampoco se les ha tenido en cuenta. Se les ha privado de un espacio, que si bien no era el ideal, tenía las condiciones necesarias para el desarrollo de las actividades programadas y se les ha trasladado a un espacio que aún no cuenta ni con la infraestructura ni medida adecuados para que las mujeres podamos seguir desarrollando nuestro itinerario de empoderamiento individual y colectivo».

«Venta partidista»

Para finalizar, rogaron que en lo sucesivo, «no se adopten decisiones precipitadas, ni muchísimo menos decisiones unilaterales, a lo que consideramos un proyecto estratégico como es la Casa de las Mujeres, compartido por todos los grupos políticos de la comarca». Asimismo, abogaron por «continuar manteniendo los consensos necesarios para que este proyecto sea de todas y no resulte ser, lo que a todas luces parece, una venta partidista, acercándose las elecciones municipales 2019».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos