«Hace unos años dimos un giro a nuestra vida y apostamos por la hostelería»

Agirretxea. El matrimonio frente al local que regenta. /  GALILEA
Agirretxea. El matrimonio frente al local que regenta. / GALILEA

Juanjo Martínez de Rituerto y Marijo Domínguez Restaurante Agirretxea | Mañana a la una de la tarde se celebrará la inauguración del restaurante Agirretxea, de la mano de Juanjo Martínez de Rituerto

MIRYAM GALILEA EZKIO.

Tras siete meses cerrado, el restaurante Agirretxea volvió a abrir sus puertas en septiembre, de la mano del matrimonio formado por Juanjo Martínez de Rituerto y Marijo Domínguez . Han sido dos meses de aprendizaje, cambios en el horario y sobre todo mucha ilusión, y finalmente han decidido arrancar de forma oficial con una inauguración que se celebrará mañana viernes de 13.00 a 14.30 horas de la tarde, y a la que todo el mundo está invitado.

- De todos los pueblos que hay, ¿por qué Ezkio?

-La verdad es que queríamos haber venido antes. Hace dos años cuando surgió la oportunidad lo intentamos, aunque en aquella ocasión no hubo suerte. Nuestro hijo trabaja en el industrialdea y fue él quien nos avisó de que iban a cerrarlo; rondaría el mes de marzo cuando lo empezamos a mirar, y ha sido posible en septiembre. Juanjo ya le tenía echado el ojo hace tiempo. Durante estos meses hemos estado probando horarios, haciéndonos ver, viendo cómo funciona, intentando que la gente nos conociera... y en noviembre nos hemos asentado un poco y hemos pensado en celebrar una inauguración más oficial. Así, todo el que se acerque el viernes de 13.00 a 14.00 horas a Agirretxea podrá disfrutar de jamón ibérico, delicias de hongos, bocaditos de ibérico y demás viandas acompañadas de su correspondiente bebida.

-¿Cómo comenzaron en el mundo de la hostelería?

-Juanjo es de Lazkao y yo de Ordizia. Él trabajaba en una multinacional y se movía por todo el país. El día que nuestro hijo se independizó Juanjo se replanteó la vida y decidió dar un cambio radical a su situación. Siempre le había gustado mucho la cocina y apostó por ello. Yo he tenido durante 22 años una oficina de seguros y justo enfrente de mi oficina había un bar. La dueña se jubilaba, era un bar cómodo, no era un de noche sino de pintxos... Lo hablamos y se lanzó. Mantuve la oficina unos años más y hace tres tuve la oportunidad de vender la cartera de clientes y me embarqué en esta aventura con él. Y aquí estamos. Empezamos en el Aldasoro de Ordizia donde estuvimos seis años, y de allí fuimos a Lazkao, donde vivimos y hemos regentado un bar los dos últimos años.

-¿Qué podemos encontrar ahora en Agirretxea?

- Tenemos menú del día de lunes a viernes; el sábado y domingo menús especiales, pintxos... No sabíamos lo que era estar en un sitio como este, cerca de un polígono industrial, y estos dos meses hemos estado investigando diferentes horarios, viendo cómo funciona... En un principio no abríamos el domingo, pero el pasado puente nos animamos y fue muy bien. Finalmente abrimos diariamente a las siete de la mañana, de lunes a jueves cerramos sobre las seis de la tarde; el viernes hacemos pintxo pote hasta las nueve y media, y el fin de semana se alarga algo más, ya que se sirven cenas. De momento estamos centrados en los menús y menús especiales, pero a partir de enero los viernes comenzaremos a ofrecer menú sidrería, ya que tenemos barricas y un espacio exclusivo para ello.

-¿Cómo definiría su cocina?

-Me encanta este trabajo. Le pongo pasión e ilusión. Quien venga a Agirretxea se va a encontrar con una cocina honrada, no es una cocina de Estrellas Michelin, sino una para venir a disfrutar, a comer sabores tradicionales, con producto kilómetro 0, de calidad y elaborado con mimo y con cariño.

Más