Una tromba de agua anega calles y establecimientos en Aretxabaleta

El campo de fútbol quedó convertido en una piscina y el partido de División de Honor Regional previsto debió retrasarse una hora

JOXEBI RAMOSARETXABALETA

Una gran tromba de agua acompañada de granizadas y fuertes vientos provocó ayer problemas en diversos puntos de Aretxabaleta. Las primeras gotas empezaron a caer hacia las 15.50 horas y, tras 40 minutos de intensa lluvia, algunas calles como Geltoki Plaza se convirtieron en un río. El agua llegó a superar los 15 centímetros de altura y los pocos coches que circulaban en esos momentos tuvieron que tomar precauciones. En la calle Mitarte, el agua entró en varios establecimientos y el viento tiró sillas de las terrazas de los bares y alguna sombrilla. Los sumideros de desagüe de esta zona no daban abasto para recoger los litros que caían y hubo quien intentó limpiarlos para que el agua pudiera entrar por ellos.

Se produjo un corte del suministro eléctrico y también se registraron problemas con las compañías de telefonía, que sufrieron dificultades durante varias horas.

El campo de fútbol de la localidad se vio asimismo muy afectado. Sobre el césped de Ibarra debía jugarse el partido de División de Honor Regional entre el Aretxabaleta y el Añorga, pero la tromba entró por la parte trasera del edificio llegando a cubrir los vestuarios tanto de los equipos como de los colegiados con unos diez centímetros de agua. La hierba artificial no era capaz de absorber tal cantidad de lluvia y el campo parecía una piscina. Cuando se detuvo la lluvia, el colegiado se reunió con responsables de ambos equipos para decidir qué hacer y, tras esperar una hora, se pudo celebrar el encuentro.

Tormentas

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos