Terminan las obras de consolidación del talud de la AP1 en Eskoriatza

Sobre la autopista AP-1. Trabajadores durante las labores de consolidación del talud. / JOXEBI
Sobre la autopista AP-1. Trabajadores durante las labores de consolidación del talud. / JOXEBI

Dentro de la actuación se han instalado células de carga para que los geólogos puedan vigilar su comportamiento

JOXEBI RAMOS ESKORIATZA.

Tras medio año de obras, han concluido los trabajos de consolidación del talud de la autopista AP-1, que en marzo de 2015 sufrió un desprendimiento que obligó a cerrar los carriles sentido Vitoria durante mucho tiempo.

El objeto de estas obras era la ejecución de las medidas necesarias para aumentar el factor de seguridad del talud situado entre los PKs 120+500 y 120+665 de la autopista AP-1 sentido Vitoria-Gasteiz a la altura de Eskoriatza.

El desmonte objeto de este proyecto ha abarcado unos 170 metros de longitud y unos 50 metros de altura máxima, presentando unos 37-45 grados de inclinación de talud. Fue estabilizado durante su excavación con vigas verticales de gunita con mallazo y bulones de 6-9 metros de longitud, a modo de costillas situadas en los 20 metros inferiores.

En coronación, se ejecutó en el extremo oeste un muro de carriles hincados de unos 20 metros de longitud y, en el resto, una franja de gunita con bulones de 9 metros de longitud y de 5 metros de anchura.

Para poder aumentar el factor de seguridad del talud, se han colocado seis vigas que sirven de apoyo de los anclajes. Se trata de unas vigas horizontales de hormigón armado HA-25, de 1 metro de anchura y 0,60 metros de canto.

En la viga número 1, que es la que se encuentra a una altura más baja, se han instalando anclajes de barra de 40 toneladas y, en el resto de las vigas, se han instalado anclajes de cable de 90 toneladas.

Dentro de las actuaciones se ha incluido instalar células de carga en algunos anclajes para hacer un seguimiento del talud. Con esto se mejora el seguimiento del talud, ya que facilita la labor de los geólogos para poder vigilar el comportamiento del talud.

La obra fue adjudicada a la UTE formada por las empresas Tesinsa y Artzamendi, por un importe de 975.748,46 euros y un plazo de 6 meses.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos