Ríos de agua en 40 minutos de lluvia

El paisaje en algunos puntos de Eskoriatza y Aretxabaleta era impropio de un día de verano. Algunas calles quedaron completamente anegadas. / JOXEBI

JOXEBI RAMOS VALLE DE LÉNIZ.

Los comentarios de ayer de los vecinos de Aretxabaleta y Eskoriatza eran sobre cómo vieron la tromba de agua, granizo y viento que cayó el domingo durante 40 minutos en sus respectivos municipios. Varias calles atxabaltarras se habían convertido en auténticos ríos con más de 15 centímetros de profundidad, y el campo de fútbol en un lago, afectando a algunos comercios en Mitarte kalea, donde llegó a entrar el agua y se formaron auténticas torrenteras.

Piedras y barro

En el municipio eskoriatzarra también sufrió los efectos de la fuerte tormenta del domingo por la tarde, en particular el barrio de Intxaurtxueta, donde piedras arrastradas por la lluvia y barro provenientes de la carretera de Apotzaga y los montes colindantes alcanzaron la calzada y las aceras.

La rápida intervención de los servicios de mantenimiento de la Diputación Foral de Gipuzkoa y efectivos de la brigada municipal permitió retirar las piedras y el barro, con el objetivo de garantizar en lo posible el tránsito de personas y vehículos, ya que la lluvia no cesó hasta bien entrada la tarde.

El alcalde de Eskoriatza, Joserra Zubizarreta, se personó en la zona afectada para evaluar los daños y conocer de primera mano las necesidades de los posibles afectados. Bajos comerciales y algunos garajes, así como bares como El Compostela, en el barrio de San Pedro, sufrieron la entrada de agua. Durante toda la mañana de ayer los servicios de limpieza municipales eskoriatzarras procedieron a la ardua y sacrificada retirada de barro y a la limpieza de calles y aceras.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos