Un herido tras arder dos puestos en las fiestas de San Pedro de Eskoriatza

El incidente ha tenido lugar a primera hora de esta mañana y se calcula que el valor material de los destrozos podría ascender a 50.000 euros

JOXEBI RAMOS

Dos puestos de las fiestas de San Pedro de Eskoriatza han ardido este sábado por la mañana, quedando completamente calcinados. Se calcula que el valor material de los destrozos podría ascender a 50.000 euros. El propietario de uno de los puestos ha tenido que ser trasladado al Hospital del Alto Deba de Arrasate con quemaduras de segundo grado en un pie y brazo.

Luis, dueño de uno de los puestos de origen ecuatorinao que lleva ocho años visitando Eskoriatza con motivo de las fiestas locales, se encontraba durmiendo en el interior de su puesto cuando ha olido a quemado. Cuando se ha percatado del incendio, las llamas ya alcanzaban los cuatro metros de altura. Gracias a la rápida actuación del afectado como de los vecinos que se encontraban por la zona, han evitado que las llamas se propagaran por un edificio cercano cuyos tejado es de madera.

Bouré, el propietario senegalés del otro puesto afectado por el incendio y que acude a las fiestas de Eskoriatza desde hace más de 20 años para vender sus productos, dormía en el interior del comercio y se despertó al escuchar los gritos de la gente que estaba intentando apagar el fuego.

La rápica actuación de un grupo de ecuatorianos de un puesto cercano y de varios propietarios de bares cercanos con extintores ha evitado daños mayores. También las personas que estaban disfrutando de las fiestas han ayudado en las labores. También han acudido agentes de la Ertzaintza.

Los propietarios de los dos puestos afectados por las llamas tenían intención de ir a las fiestas de San Fermin.

El ayuntamiento eskoriatzarra se ha puesto en contacto con los afectados para ayudarles a realizar los tramites con el seguro. La póliza solo les cubre la atención médica pero no los objetos que se han quemado. Se han puesto en marcha varias iniciarivas en el municipio para recaudar fondos para los propietarios de los puestos afectados. Las pérdidas de cada uno de ellos se estiman en 25.000 euros.