El presupuesto municipal para 2019 ascenderá a 5.590.000 euros

El pleno aprobó los presupuestos para el 2019. /  JOXEBI
El pleno aprobó los presupuestos para el 2019. / JOXEBI

Destaca el incremento de las partidas destinadas a políticas sociales y las inversiones

JOXEBI RAMOS ESKORIATZA.

Tras cerca de dos meses de trabajo y las más de 90 aportaciones de ciudadanos, técnicos y trabajadores municipales, los presupuestos para 2019, que ascenderán a 5.590.000 euros, fueron aprobados en el último pleno del año con los votos favorables de EAJ-PNV y Anteiglesias, la abstención de Bildu y el voto en contra del concejal de Irabazi. Con un incremento de los ingresos del 3,5% con respecto al año anterior, destaca el aumento del Fondo Foral en cerca de 139.000 euros, que en 2019 ascenderá a 2.706.943 euros y supondrá nada menos que el 48% de los ingresos del Consistorio. Esta aportación ha permitido mantener prácticamente invariables las tasas e impuestos municipales que, a excepción de subidas en el agua y las cuotas del polideportivo, ha sido la tónica de la legislatura.

En cuanto a los gastos, destacar el fuerte incremento de las partidas dedicadas a gasto social, juventud y promoción de empleo, que sube un 27,5%, pasando de los 602.000 hasta los 767.000 euros. Las inversiones por su parte pasan de 230.000 euros en 2018 a 310.000 euros en 2019, esto es, un 34,8%. En palabras de Josu Ezkurdia, concejal portavoz del grupo EAJ-PNV y que durante el pleno tuvo que ejercer de alcalde en funciones al estar Joserra Zubizarreta de baja por enfermedad, «el gobierno municipal de EAJ ha hecho de la contención del gasto corriente una de sus señas de identidad en esta legislatura, con el objetivo de poder dedicar más recursos a inversiones, pero también para evitar problemas presupuestarios si en un futuro ciclo económico negativo los ingresos bajan. Así, el primer presupuesto aprobado en esta legislatura contemplaba en el capítulo II de gasto corriente, un total de 2.761.158 euros, y el último, correspondiente a 2019, 2.801.307 euros. Esto supone un incremento de apenas el 1,45%, cuando en el mismo periodo el IPC acumulado ha sido del 4,24%».

Por su parte, el dinero dedicado a inversiones se ha duplicado en la legislatura, pasando de 151.295 euros a los citados 310.000 euros. En palabras de Ezkurdia «la apuesta decidida que hicimos en 2015 por contener el gasto corriente y poder dedicar más recursos a inversiones para mejorar el pueblo consideramos que fue acertada y está dando sus frutos, en total en estos cuatro años habremos invertido 1 millón de euros». En concreto, las inversiones más destacables son el nuevo parque de juegos en la plaza del parchís en San Pedro, que se llevará 80.000 euros, los 96.000 euros para la mejora de caminos, iluminación y redes de agua para anteiglesias, y el nuevo vehículo que se va a comprar para la brigada municipal, con un presupuesto de 75.000 euros. También se dedicarán cerca de 60.000 euros a seguir mejorando la iluminación pública.

Antes de proceder a la votación del proyecto de presupuestos, Irabazi presentó sus enmiendas parciales, que planteaban incrementar el gasto corriente en 96.000 euros a cuenta de reducir algunas inversiones. En concreto solicitaban bajar la partida dedicada a Anteiglesias y no renovar el parque del parchís, planteando que se hicieran solamente algunos arreglos. También propusieron reducir el dinero destinado a poner luces de navidad. En cambio, además de otras partidas menores, proponían dedicar hasta 40.000 euros para realizar estudios en torno a la inmigración, actualización del plan de emergencia y un estudio de movilidad. Las enmiendas fueron rechazadas con los votos de EAJ y Anteiglesias.

Sin acuerdo con Bildu

A pesar de haber estado negociando los presupuestos durante varias semanas, finalmente los grupos de EAJ-PNV y Bildu no consiguieron alcanzar un acuerdo. Según refiere Ezkurdia «Bildu se había mostrado dispuesto a dar su voto al presupuesto presentado, ya que tuvimos en cuenta algunas de sus propuestas, tales como realizar un estudio de precariedad en el municipio o darles más dinero a los de la Aste Zapatista, y había muchas otras que ellos valoraban positivamente y que nosotros ya habíamos contemplado, tales como instalar iluminación pública en el paso de Soratuz, seguir mejorando el camino Gatz Bidea o la Mesa del Comercio. Pero tras aprobar en comisión el proyecto de presupuestos con todas estas partidas nos presentaron una propuesta de acuerdo que consideramos era más un pacto de legislatura, a falta de cinco meses para terminarla, que un simple acuerdo presupuestario. Además en su propuesta incidían en una serie de temas que consideraban prioritarios, pero a nuestro entender no respondían a las necesidades reales de Eskoriatza, al contrario que nuestro proyecto de presupuesto, que entendemos intenta responder a la mayoría de los retos de nuestro municipio. En cualquier caso queremos agradecer a Bildu su actitud negociadora y su voluntad de llegar a un acuerdo. Creemos firmemente que Eskoriatza hay que construirla entre todas y todos, aunque pensemos de manera diferente, cogiendo lo que cada parte tenga para aportar y sin buscar protagonismos ni imponer nada. Y por supuesto, escuchando lo que las y los eskoriatzarras nos tengan que decir».

Desde EH Bildu, tras el pleno, señalaba su portavoz, Aitor Zubizarreta «aparte de hacer nuestras aportaciones al presupuesto hemos tratado de alcanzar un acuerdo amplio, no sólo haciendo propuestas sino proponiendo compromisos para que éstas se llevaran a cabo, e incluso ofreciendo nuestra ayuda para sacarlas adelante. En las reuniones celebradas no ha habido ningún problema y cuando el acuerdo estaba cerrado, propusimos recogerlo en un acuerdo escrito. Por eso ha sido una sorpresa la propuesta del PNV en la que cambiaba unilateralmente el acuerdo. No se recogía ningún compromiso firme para garantizar el desarrollo práctico de las propuestas. También se rechaza nuestro ofrecimiento de colaboración para sacarlas adelante, sobre todo para trabajar contra la precariedad laboral y económica».

A lo que quiso añadir «a pesar de nuestra voluntad no ha sido posible materializar el acuerdo, una lástima porque son más necesarios que nunca acuerdos amplios a nivel de pueblo. Para esto es necesario la aportación y el trabajo de vecinos y agentes sociales, superando las actuales deficiencias de la gestión municipal. Deficiencias aceptadas en las reuniones mantenidas, pero este nivel de acuerdo quizás haya sido desaprovechado a partir de lo ocurrido en el parlamento de Gasteiz, y los intereses de los vecinos y vecinas de Eskoriatza han pasado a segundo plano por intereses partidistas. Seguimos dispuestos a trabajar por un pueblo de todas y para todas, creando nuevas oportunidades y trabajando con la misma responsabilidad de siempre, si no hacemos Eskoriatza entre todas el futuro siempre será más difícil».