Preocupación municipal tras los desbordamientos del lunes

J.A. MIGURA ANTZUOLA.

Los responsables municipales y miembros de la dirección de obras de la autovía recién abierta mantuvieron ayer una reunión para analizar los desbordamientos y regueros de agua en varios puntos que se produjeron la tarde del lunes, originados por la tormenta. El consistorio mostró su preocupación porque se han dado salidas de agua en puntos que antes de la ejecución del proyecto de la carretera asimilaban bien las crecidas, «en las inundaciones de junio el proyecto estaba en obras, pero ahora está terminado, que es lo que realmente nos preocupa».

Las afecciones llegaron a Kalebarren, la regata de Supide o la zona de unión en el barrio de Basalde entre las obras de la carretera y el TAV. En este punto se cortó el tráfico de la Gi-2632 y se desvío al nuevo trazado.