«Vamos a exprimir al máximo el Archivo»

Visita. Itxaso y Telleria, entre los kilómetros de documentos y estanterías, y los técnicos Martín y Garaio en la visita guiada./MARIAN
Visita. Itxaso y Telleria, entre los kilómetros de documentos y estanterías, y los técnicos Martín y Garaio en la visita guiada. / MARIAN

El Archivo Provincial, infrautilizado hasta ahora, albergará a partir de otoño los documentos del Archivo de Protocolos La transferencia del moderno edificio a la Diputación abrirá la instalación a nuevos fondos y usos

MARIAN GONZALEZOÑATI.

Tiene todo lo necesario para ser la joya de la corona de los archivos históricos de Gipuzkoa, pero la disputa que, en torno a la transferencia de la competencia sobre los archivos de titularidad estatal, mantuvieron durante más de una década la Diputación Foral y el Ministerio de Cultura, lo habían dejado en el limbo, con solo 3,4 de sus 19 kilómetros de estanterías ocupadas.

Afortunadamente, el problema que, de manera periódica, devolvía a la actualidad el enorme edificio «de estilo contemporáneo», diseñado por los arquitectos Joaquín Bau y José Luis Martín, ha terminado. En 2011 la gestión del archivo emplazado en el área de Ibarra pasó a manos del Gobierno Vasco y, el pasado 4 de junio, a la Diputación, que ayer visibilizó ese traspaso en una visita a las instalaciones del diputado de cultura Denis Itxaso y la directora de cultura María José Tellería.

Ambos destacaron la importancia de recuperar para el territorio la gestión de fondos históricos de gran valor cultural y patrimonial. «Nuestro objetivo es acercar a todos los guipuzcoanos este legado y divulgar sus contenidos», relataron. Itxaso explicó que «el Archivo Histórico cuenta con verdaderos tesoros a la hora de conocer y entender mejor nuestra historia».

Destacó los fondos de Gobierno Civil y de Prisiones de Gipuzkoa, «muy interesantes por contener información importante para la reconstrucción de nuestra memoria histórica. Si no de manera directa, sí de forma tangencial, pueden aportar información relevante, para lo que es necesario un trabajo previo de identificación y de descripción muy exhaustivo, que ya se está poniendo en marcha».

Memoria histórica

Itxaso fue el encargado de presentar públicamente el Archivo y algunos de sus documentos y fondos de mayor interés, con la convicción de que, a partir de ahora, «el Archivo Histórico Provincial exprimirá al máximo estos reveladores documentos para arrojar luz sobre nuestra historia reciente y contribuir a hacer verdad y justicia desde el rigor documental y la memoria histórica».

Antes de visitar las instalaciones guiados por la técnica del Archivo Provincial, Garazi Garaio, y el del Archivo de protocolos, Ramón Martín, mostraron archivos relacionados con la Guerra Civil y el franquismo. Documentos como una lista de presos y huidos de la cárcel de Donostia desde el 18 de julio de 1936 al 3 de enero de 1945 o un oficio de la falange española de las JONS a la cárcel de mujeres de Saturrarán, que demuestra el poder que esta organización tenía. También se mostraron curiosidades, como un acta de la asamblea general de socios de la Real Sociedad, de agosto de 1935, que recogía el nombramiento de la directiva de las temporada 1935/36 presidida por José María Gaztaminza.

5.487 metros cuadrados

El hecho de que la gestión del Archivo Histórico Provincial haya sido traspasada a la Diputación permitirá, entre otras cosas, que el Archivo de Protocolos de Gipuzkoa, que se mantenía hasta ahora en la antigua Universidad (al ser este de titularidad foral), se traslade en otoño al edificio verde de Ibarra, que le esperaba desde su apertura al público en 2005. Se abrirá así la moderna instalación a protocolos notariales de más de cien años de antigüedad y los fondos documentales procedentes de las notarías guipuzcoanas, además de a otros usos.

Archivo con gran potencial

Tal y como destacó Itxaso, «no existe en Gipuzkoa ningún edificio de archivo histórico que se acerque a este volumen de conservación. Las posibilidades de uso, le confieren un importante potencial y gestionar el patrimonio documental de titularidad foral y el de titularidad estatal bajo una unidad de gestión, es positivo a la hora de ofrecer un mejor servicio a la ciudadanía y de racionalizar trabajo y recursos», detalló.

El equipamiento construido entre los años 2002 y 2003 para reubicar el archivo histórico y el de protocolos costó más de 4,2 millones de euros y tiene una capacidad de almacenamiento de, prácticamente, 19 kilómetros de documentos, distribuidos en 16 depósitos independientes, en un total de 2.200 m2.

Cuenta con una amplia área de lectura y consulta con mesas de luz, sala de microfilm o trabajo en equipo, sala de descanso, un salón de actos multiusos y un gran taller de restauración de documentos, además de áreas de encuadernación y de microfilmación/digitalización. «Muchos servicios, como el taller, no se han utilizado estos 13 años, pero se ha hecho una gran labor de mantenimiento y están como para poner se a trabajar mañana mismo», destacó Ramón Martín, encantado del traslado que se avecina.

 

Fotos

Vídeos