Udana se conjura contra la lluvia e invita a disfrutar de la fiesta del motor

A mal tiempo, buena cara. Monika, Gorka y Rubén estarán al volante en Udana y animan a la asistencia. / MARIAN
A mal tiempo, buena cara. Monika, Gorka y Rubén estarán al volante en Udana y animan a la asistencia. / MARIAN

La carrera ocupará mañana Olabarrieta a partir de las 14.00, con 56 pilotos a todo gas | El puerto se cerrará al tráfico de 12.00 a 21.00, y el parque de verificaciones estará instalado en la plaza de 9.30 a 11.30

MARIAN GONZALEZOÑATI.

Tras no pocas vicisitudes, como el cambio de fecha, y la inclusión de nuevo de la prueba en el Campeonato de Euskadi de Subidas de Montaña, los motores volverán a rugir mañana en Udana. Oñati Motor Taldea, y en especial Rubén Nogueiras, han corrido una auténtica contrarreloj organizativa para preservar la carrera, y esperan que la gente responda, agradeciendo de antemano a los pilotos y patrocinadores su respaldo.

La cuenta atrás ha terminado y solo esperan que la previsiones meteorológicas de lluvia no mermen la afluencia de gente. Invitan a disfrutar del espectáculo, y para demostrar que se toman con humor la amenaza de chubascos (tan presente en el historial de la prueba) estrenan como producto de merchandising unos paraguas 'rojo Ferrari' (con el trazado de la subida impreso), diseñados por Ezpeleta para la ocasión, que pueden utilizarse como sombrilla o paraguas. Además, las entradas (8 en venta anticipada y 10 mañana) son valederas para tres sorteos de estancias de fin de semana en la Borda Arantzazu, el agroturismo Arregi y Zumeltzegi, las dos últimas con desayuno incluido.

Diez oñatiarras

La inscripción se ha cerrado ya con 56 pilotos y máquinas, y un año más la representación local en la cita automovilística del Campeonato Vasco de Montaña será extensa, nada menos que diez oñatiarras que conocen al milímetro el trazado y a los que no les faltarán los ánimos.

Todos los preparativos se diluirán mañana en una jornada a todo gas. «Animamos a la gente a que acuda, a ser posible con margen, y disfrute de la subida con seguridad y respetando el medio ambiente. Los pilotos van a darlo todo, así que el espectáculo está servido», explican desde la escudería oñatiarra, recordando que «es importante hacer caso a los comisarios, y está totalmente prohibido aparcar vehículos en todo el recorrido».

La carrera contará con monturas de alto nivel, lo que sin duda tendrá como consecuencia bonitas peleas por las plazas de podio. Serán 56 los pilotos que demostrarán sus habilidades sobre un trazado sinuoso de 4,2 kilómetros que enlaza tramos de curvas y cortas rectas y una pendiente media que exigirá todo el ruidoso caballaje de las máquinas.

Carretera cerrada

Los primeros síntomas de la fiesta del motor se dejarán sentir de 9.30 a 11.30 en la Plaza con las verificaciones de los vehículos inscritos. Los aficionados podrán contemplar los vehículos participantes mientras se realizan los trámites administrativos y técnicos obligatorios para participar en la carrera. Habrá monoplazas y sobre todo carrozados, destacando M3, Porche 911, Mitsubishi y un ejército de 325s, Clios y Saxos. Todos serán conducidos desde la plaza hasta la zona de asistencia instalada en Olabarrieta hacia las 12.45 horas en caravana escoltada.

A la 14.00 comenzará la primera de las dos mangas de entrenamientos (libres y oficiales) y, a continuación, las dos subidas oficiales que marcarán los tiempos scracth para determinar la clasificación final. La carretera permanecerá cerrada al tráfico de 12.00 a 21.00, y la organización reitera a los aficionados que «se coloquen en zonas seguras, elevadas, y nunca en las zonas marcadas como prohibidas ».

Estarán en el virado y en parte renovado trazado de Oñati y Legazpi los oñatiarras: Rubén Nogueiras (Silver Car S2), David Ardions (Mitsubishi EVO IX), Iosu Agirre ( Renault Clio Cup), Monika Muñoz (Citroen ZX), Asier Mugarza, Iñigo Errasti y Gorka Idigoras ( Renault Clio Sport), Andoni Boyero (Golf IV ), Urtzi Samaniego (Seat León) y José Mari Campos (BMW 325i).