Las txapelas de fútbol de veteranos en juego

El equipo Larraña, por el que han pasado un treintena de refugiados del Centro de Acogida, luchará por la copa./
El equipo Larraña, por el que han pasado un treintena de refugiados del Centro de Acogida, luchará por la copa.

Mazedonia y Albok disputan la final de liga, y Sasquatch y Larraña la de Copa, ambas hoy en Azkoagain | El equipo de refugiados Larraña quedó quinto en la liga regular, pero hoy puede lograr la txapela copera en su debut en el campeonato

MARIAN GONZALEZ OÑATI.

El fútbol aficionado celebra hoy la jornada más esperada del año, su Champions particular: las finales del campeonato de veteranos. Un clásico que lleva cuatro décadas haciendo disfrutar del fútbol a distintas generaciones, al fomentar las relaciones de cuadrilla, permitir forjar nuevas amistades, hacer algo de deporte y escaparse de la rutina diaria los fines de semana.

La fiesta futbolística dará comienzo a 15.30 con la disputa de la la final de Copa entre Sasquatch y Larraña. Y a partir de las 17.00 tendrá lugar la gran final liguera entre Mazedonia y Albok. Todos pelearán por la victoria, pero nadie se irá de vacío de Azkoagain. Los trofeos compartirán protagonismo con bebidas y viandas varias que servirán para festejar lo conseguido en el terreno de juego. Se cierra una larga temporada que arrancó en octubre, y ha movilizado a más de 150 personas entre los integrantes de los 9 equipos participantes, organizadores y árbitros.

Debut con final de Larraña

Albok es uno de los pesos fuertes de veteranos. Este año solo han perdido un partido, ya saben lo que es llevarse la txapela, y además han estado en todas las fases finales los últimos años. Sobre el papel son los favoritos, pero Mazedonia saldrá a plantarles cara y dar la campanada.

Los otros grandes protagonistas del campeonato han sido los refugiados del centro de acogida Larraña. Configuraron un equipo para integrarse mejor en Oñati, hacer algo deporte, disfrutar del fútbol y desconectar de sus problemas. Para muchos los entrenamientos, son el mejor momento del día y los partidos, un regalo, así que jugar la final de copa esta tarde les hace mucha ilusión. Acabaron quintos en la liga regular con los mismos puntos que el Shatoken Moura, que al final se clasificó para la champions por el gol-average a favor, mientras que Larraña encabezó el grupo de Copa.

El fútbol no entiende de religiones, ni nacionalidades, es sinónimo de compañerismo, solidaridad y respeto, y se ha convertido en una vía de escape a sus dramáticas situaciones personales. Es una excelente terapia y una vía de integración social. En Hotz y Hermansoloña se dieron cuenta enseguida de ello, e impulsaron una campaña de recogida de botas de fútbol, mientras que el Aloña les donó la equipación. La junta del campeonato de veteranos, a su vez, vio que podían poner su granito de arena en la integración de los inmigrantes, y con el visto bueno del Ayuntamiento y Cear, les propuso sumarse al campeonato local de fútbol. Y dicho y hecho, no solo han practicado la futbolterapia, además se han ganado una plaza en las finales.

Según explica su entrenador, Haritz Azurmendi, «la idea es mantener equipo el próximo año, pero todo dependerá de la situción del campeonato, en el que cada vez hay menos equipos y más problema de gente. De momento, una treintena de refugiados han pasado por las filas de Larraña este año». Muchos ya han ganado el partido de sus vidas, al sobrevivir a extenuantes travesías, huídas drásticas o extorsiones de las mafias de la inmigración.

Más