Treinta años ya sin jueves de Corpus Christi

Imagen de los dantzaris bailando en el altar que se publicó en la crónica de la procesión de 1990./AYGÜES
Imagen de los dantzaris bailando en el altar que se publicó en la crónica de la procesión de 1990. / AYGÜES

El 25 de mayo de 1989 la procesión salía por última vez en jueves, y el 17 de junio de 1990 se estrenaba en domingo La procesión se celebra en domingo desde 1990 tras un pacto Iglesia-Estado «para racionalizar el calendario»

MARIAN GONZALEZOÑATI.

El refrán «Tres jueves hay en el año que relucen más que el sol: Jueves Santo, Corpus Christi y el día de la Ascensión» es hoy en día desconocido para las nuevas generaciones. Su marcado carácter litúrgico católico, y el hecho de que la festividad del Corpus, no se celebre en jueves desde hace 30 años, lo hace difícil de transmitir y explicar, pero antaño era todo un clásico, la cantinela de aquellos Corpuses de entre semana. Dicho popular que muchas amamas volverán a recitar hoy, llueva o haga sol, porque todavía hay incondicionales del «jueves de Corpus, diga lo que diga el calendario».

Y es que salvo algunas excepciones, como Toledo, Sevilla, Granada o Tossa del mar, la fiesta del Corpus ya no se celebra en jueves sino en domingo, desde 1990. El cambio fue pactado, en 1989, por la Conferencia Episcopal y el Gobierno, con el fin de racionalizar el calendario festivo y, de esta forma, dar cabida a nuevas fiestas laicas.

Una fuerte tormenta el sábado hizo temer por aquella primera procesión en domingo

Se estipuló pasar el festivo al domingo para establecer el jueves como día laborable. Así, el 5 de diciembre de 1989 un decreto del Gobierno Vasco anunciaba el traslado de la solemnidad del Corpus al domingo suprimiendo la jornada festiva del jueves.

La noticia no fue recibida de buen grado en Oñati, por el peso que tenía la fiesta, pero el 17 de junio de 1990 la procesión se celebraba por primera vez en su historia en domingo. Las crónicas de la época recogen que una fuerte tormenta el sábado «hizo temer por la procesión, pero la amenaza de lluvia no amilanó a los oñatiarras, que se volcaron en la calles de la localidad a celebrar la fiesta». No obstante, el cielo encapotado y el aguacero de la víspera suscitó comentarios extrareligiosos que achacaban las inclemencias al cambio de fecha.

El cambio fue pactado en 1989 por la Conferencia Episcopal y el Gobierno estatal

Treinta años después, el malestar que suscitó aquel cambio es patrimonio de las hemerotecas, pero los más veteranos siguen echando mano del refranero y recordando «los jueves de Corpus Christi».

El menú festivo, a punto

Pero aunque hoy no sea festivo, Oñati ya huele a Corpus, y la Cofradía del Apostolado ultima los detalles de la fiesta folclórico-religiosa que desde hace casi cinco siglos hace que los santos cobren vida. La cuenta atrás ya ha comenzado.

El programa propiamente dicho se abrirá mañana con el tradicional peregrinaje de los dantzaris de Oñatz por colegios y barrios. Por la tarde (17.15) una novedad deportiva de calado, la etapa prólogo contrarreloj de la Vuelta a Gipuzkoa Junior, y desde las 19.00 música con Domeketarrak en Portu Kale y pintxo-pote solidario con Salvamento Marítimo humanitario de la mano de Hotz en la plaza.

En lugares como Toledo, Granada, Sevilla o Tossa de Mar siguen celebrando la fiesta el jueves

El sábado, las carreras de la víspera de Corpus compartirán protagonismo con los dantzaris (que continuarán su secular peregrinaje), el espectáculo infantil 'Historias de un baúl' de la compañía Trotamundos (18.30)o las finales del Cuenca del Deba de pelota (18.30) en Zubikoa. El maratón de citas continuará con el concierto 'Afrika Kantari' que los coros escolares ofreceránen Santa Ana los pasacalles de la Banda (20.00), y una animada disko-festa en la plaza. El domingo será el día grande con la procesión de santos vivientes al son de las castañuelas de los dantzaris, el recital y los bailables de la Banda y el tradicional alarde vespertino de Oñatz.