Stadler celebra 50 años de trayectoria

El presidente, Rudolf Reinstalder, junto a representantes de distintos departamentos en Stadler. / ARREGI
El presidente, Rudolf Reinstalder, junto a representantes de distintos departamentos en Stadler. / ARREGI

Mañana organiza una jornada de puertas abiertas, con visitas, concierto, lunch y comida | Rudolf Reinstadler, que a sus 89 años sigue acudiendo a diario a la factoría, fundó la empresa el 24 de de junio de 1969

MARIAN GONZALEZOÑATI.

El lunes se cumplió medio siglo del nacimiento de Stadler. 50 años de historia ligados a un hombre Rudolf Reinstalder, un ingeniero austríaco, que llegó a trabajar a la empresa arrasatearra Polmetasa en 1967, y el 24 de junio de 1969 decidió, junto a otros cinco socios, fundar su propia empresa en Oñati. Dedicarse a la fabricación y comercialización de piezas metálicas a partir de polvos metálicos de hierro, bronce y aceros diversos.

El primer presidente fue el oñatiarra Angel Elorza, el segundo el gasteiztarra Angel Aranzabal, y el tercero y último hasta la fecha, el propio Rudolf, que este año cumplirá 90 años y sigue acudiendo a diario a la empresa. No ha sido un camino fácil, pero tras superar años complicados, Stadler mira con optimismo al futuro, y mañana se vestirá de fiesta para conmemorar sus bodas de oro. Ha querido compartir la efemérides con todo el pueblo y celebrará una jornada de puertas abiertas, en las que se podrá visitar la factoría, disfrutar del concierto que OGA (Oñatiko Ganbara Abesbatza) ofrecerá al mediodía en el marco del programa 'Industrializazioa Oñatin', así como de un lunch, antes de que los trabajadores y sus familias celebren una comida por el pasado, el presente y el futuro de la empresa.

De Garibai a Santxolopeztegi

Un negocio que echó a andar en Garibai (en la actual factoría de Ezpeleta) y tras varias expansiones en 1996 se trasladó a Santxolopeztegi, a un nuevo pabellón de 4.400 metros cuadrados, que en 2.006 amplió hasta los 6.000.

«Una política de inversiones adecuada y la asignación de recursos importantes a la renovación y adquisición de maquinaria y equipos productivos de última generación -explican desde la empresa- nos otorgan en la actualidad, una posición privilegiada en el sector del sinterizado»

El gran punto de inflexión se produjo en 2003 cuando decidieron dedicarse al sector de la automoción. Así, en 2006 se convirtieron en proveedores para fabricantes del grupo Volkswagen, pero la crisis de 2008 les pilló de lleno y vivieron momentos difíciles. Hoy día sus principales clientes son Daimler (Mercedes) y Volkswagen, con una facturación que ronda los 10 millones anuales. En la actualidad están inmersos en la implementación de una nueva línea de producción en la factoría con proyectos para trabajar con BMW, Fiat e Iveco y el objetivo a largo plazo de fabricar piezas para vehículos eléctricos. Tras no pocos altibajos Stadler ha llegado al medio siglo en buena forma, y ha decidido celebrarlo. Mañana la factoría y sus 68 trabajadores se visten de gala con una convocatoria a todos y todas los que quieran celebrar los 50 años Stadler y conocer mejor la empresa.