Pleno de despedidas ya que doce de los diecisiete concejales no repetirán

Último pleno ordinario. La actual corporación (falta Marijo Etxegoien) posó tras la sesión junto al secretario y el tesorero. /  MARIAN
Último pleno ordinario. La actual corporación (falta Marijo Etxegoien) posó tras la sesión junto al secretario y el tesorero. / MARIAN

El alcalde, Mikel Biain, como la portavoz jeltzale, Lourdes Idoiaga, tuvieron palabras de agradecimiento en sus adioses

M.G. OÑATI.

La corporación oñatiarra despidió el jueves la legislatura, en una sesión muy especial, ya que docede los diecisiete concejales no volverán a sentarse en el salón de plenos del Ayuntamiento la próxima legislatura, al no figurar en las listas de las elecciones municipales, o como es caso del alcalde, Mikel Biain, hacerlo en un puesto simbólico ya que cierra candidatura.

De los diez concejales de EH Bildu solo repite Susana Altuna, en la séptima posición de la lista soberanista, mientras que de los siete del PNV, cuatro (Amaia Erostarbe, Jon Kepa Gerrikagoitia, Marijo Etxegoien y Nekane Maiztegi) aparecen entre los diez primeros de la candidatura jeltzale. Los cinco se someterán de nuevo al escrutinio de las urnas el día 26, mientras que los otros doce ediles dejan su escaño.

Así las cosas, el pleno del jueves fue especialmente emotivo, sobre todo para el alcalde Biain (EH Bildu), tras ocho años como primer edil, y también para la portavoz del PNV Lourdes Idoiaga, que ha estado 16 años en la corporación, 8 en el gobierno (5 y medio como alcaldesa) y otros 8 en la oposición.

Ambos tuvieron palabras de agradecimiento a todos sus compañeros en estos años y a los empleados municipales, a la vez que pusieron en valor el voluntariado que realizan los concejales, poco reconocido e incluso ingrato.

Biain destacó el honor que supone «haber sido el primer alcalde de la izquierda abertzale en Oñati», valoró la experiencia como «muy enriquecedora» y agradeció especialmente el apoyo familiar. Idoiaga, por su parte, hizo hincapié en la «valentía» de todos los ediles, los que «han estado, los que están y los que vendrán. Esto es como trabajar en una ONG, pero en favor del pueblo». Ambos hablaron de compromiso, honestidad y buena voluntad, cerrando con voces entrecortadas su trayectoria en el Ayuntamiento.