El PNV pide «una reflexión sobre los horarios de la programación nocturna»

Considera que «algunas citas del programa de las fiestas patronales no garantizan el derecho al descanso»

M.G. OÑATI.

«Con el objeto de buscar el equilibrio entre el derecho a disfrutar de los eventos festivos noctunos de los sanmigeles y rosarios, y el derecho al descanso de la personas que viven en las zonas de mayor impacto» el grupo municipal del PNV ha pedido al gobierno municipal «una reflexión sobre la programación nocturna».

Según han explicado en una nota de prensa «no compartimos y tampoco entendemos que EH Bildu, consciente del problema que los ruidos generan en ciertas zonas del municipio, haya incluido en el programa de las fiestas patronales eventos continuados por la noche y sin el descanso mínimo entre el desarrollo de unos y otros».

Los jeltzales aseguran entender que las fiestas son «de y para todas y todos los oñatiarras» y que, por tanto, hay que ser «flexible» durante los días de las celebraciones. Sin embargo, defiende que es «esencial» lograr «el equilibrio, porque en fiestas hay que disfrutar, pero también hay que garantizar el descanso de los residentes por la noche en las zonas de mayor impacto».

El PNV ha aprovechado el comunicado para mostrar su «preocupación por el modelo festivo que -a su juicio- poco a poco se está extendiendo en el municipio. Obviamente apoyamos el ocio nocturno para los jóvenes y no tan jóvenes, pero siempre en equilibrio con las actividades que permitan disfrutar de las fiestas durante el día», han manifestado, al tiempo que instan al Gobierno municipal a llevar a cabo «una reflexión conjunta de cara al futuro», en aras de «equilibrar los horarios de los actos programados por la noche».

En este contexto, recordaron que son muchos los vecinos que «llevan años sufriendo cada fin de semana y durante las fiestas de Oñati el grave problema de los ruidos nocturnos». Y volvieron a criticar la propuesta de ordenanza de bares elevada en julio al pleno de la corporación. Un documento que los jeltzales han censurado «por haber sido presentado sin consenso y sin ningún proceso participativo previo». Finalmente insistieron en que «así no se garantiza ni favorece la calidad de vida ni el derecho al descanso de las personas afectadas por los ruidos nocturnos» e insistieron en la «necesaria reflexión».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos