Todos pendientes de Aitor Arregi en los Goya

Trepidante agenda. Aitor y el equipo de 'Handia' llevan varias semanas volcados en la frenética agenda de los mediáticos Goyas. / EFE
Trepidante agenda. Aitor y el equipo de 'Handia' llevan varias semanas volcados en la frenética agenda de los mediáticos Goyas. / EFE

Será la cuarta comparencia del realizador oñatiarra, tras haber estado nominado con 'Glup' (2004), 'Lucio' (2008) y 'Loreak' (2015)Aspira a tres premios gordos, mejor película, director y guion, entre las 13 nominaciones de 'Handia'

MARIAN GONZALEZ OÑATI.

Ni el oscarizado Javier Bardem, ni Penélope Cruz, Marisa Paredes, Isabel Coixet, Maribel Verdú, Javier Gutiérrez o Emily Mortimer, para los oñatiarras el gran protagonista de la gala de los premios Goya que esta noche se celebra en Madrid es, indiscutiblemente, Aitor Arregi.

Pase lo que pase hoy en la alfombra roja del Marriott Auditorium Hotel con 'Handia', Aitor ya es un grande del celuloide. Quién le iba a decir cuando hace 14 años acudía por primera vez nominado en la categoría de mejor filme de animación con 'Glup' que hoy optaría a tres de los premios gordos: mejor película, mejor director y mejor guion original junto a sus socios y amigos Jon Garaño y Jose Mari Goenaga. Y no solo eso, que un proyecto de la productora que fundaron, Moriarti, encabezaría la lista de nominaciones de la ceremonia con trece, llevando el cine en euskera a lo más alto.

Pero, a veces los sueños se hacen realidad, y aquel joven de 26 años (ahora tiene 40) ha conseguido que como su querido Indiana Jones (profesor universitario también) el cine se haya convertido en una gran aventura, que esta noche le puede dar una de sus mayores alegrías. No obstante, conquiste o no alguno de los cabezones del cine español, tiene claro que «las 13 nominaciones son ya un gran triunfo».

«El premio que más ilusión me haría recibir es el de mejor película, por lo que significa y engloba»

Nadie se lo esperaba, y por eso todo lo que venga será bien recibido, porque lo más importante es que se hable de la película y la gente se acerque a verla. Ese el «mayor premio», llegar también al público general fuera de Euskal Herria, donde ha funcionado muy bien y es ya la cinta en euskera más vista de la historia.

Lo cierto es que a 'Handia' le han puesto el listón muy alto, y eso tiene sus peligros, pero sean 'los grandes triunfadores' o 'los grandes perdedores' de los titulares de mañana, la historia del gigante de Altzo les ha hecho grandes con mayúsculas, porque no solo ha dado la campanada en las nominaciones a los Goya, también continúa su exitoso recorrido por festivales internacionales.

Aitor confesaba ayer, a las puertas del gran día, que «las últimas semanas están siendo una auténtica locura, frenéticas, los premios Forqué, Feroz, los del Círculo de Escritores Cinematográficos, los compromisos de los Goya.... Estamos agotados, con mucha ilusión de estar en la lucha, pero también con ganas de volver a la 'normalidad'». Tiene sentimientos encontrados, «una mezcla de serenidad y nerviosismo, porque al ser tantas nominaciones si no te llevas ningún premio pueda verse como un fracaso, y no lo sería. A mí personalmente el que más ilusión me haría es el de mejor película, el más difícil. Es un galardón que engloba a todos (directores, actores...) pero caigan uno, siete o ninguno, lo celebraremos en equipo con una fiesta al final de la ceremonia», señala.

Acompañado por la familia

Aitor estará bien acompañado en una noche tan especial «a la gala iré con Amaia, mi pareja, y a la fiesta vendrán también mis dos hermanas Gema e Idoia, y una decena de familiares. Los aitas han preferido ver la gala tranquilos en casa, por la televisión. Es un día bonito para todos, y por eso además de con el equipo, quería tener cerca a la familia. Han venido a pasar el fin de semana a Madrid, y disfrutar con nosotros de los Goya».

La gran noche ha llegado, y sea histórica o anecdótica, lo vivido habrá merecido la pena. Aitor ya sabe lo que es regresar con las manos vacías, lo hizo en 2004 con 'Glup '( mejor filme de animación) en 2008 con el documental 'Lucio' y en 2015 con 'Loreak', así que las 13 nominaciones de 'Handia' no le dan vértigo, porque no se sienten favoritos. Si hay estatuillas lo celebrará, y sino también, porque tiene motivos para hacerlo.

El cine es su pasión, y ya está inmerso en otro proyecto con Garaño y Goenaga, 'La trinchera infinita', que protagonizarán Antonio de la Torre y Belén Cuesta, nominados también esta noche. Es una producción vasco andaluza muy potente que recuperará la historia de 'El topo de mikas', un alcalde republicano que pasó 30 años escondido para evitar las represalias de la Guerra Civil.

 

Fotos

Vídeos