Un paso adelante como 'ciudad refugio'

El antiguo barnetegi de Larraña cerró sus puertas en 2003. / MARIAN
El antiguo barnetegi de Larraña cerró sus puertas en 2003. / MARIAN

El antiguo barnetegi de Larraña abrirá pronto sus puertas como albergue de acogida de refugiados | La noticia coincide con una nueva campaña de visibilización del drama de los refugiados de Hotz, que hoy abre una muestra fotográfica sobre la labor de Salvamento Marítimo Humanitario

MARIAN GONZALEZ OÑATI.

La solidaridad con los refugiados tiene hoy dos frentes en la agenda informativa, ya que a la apertura de una exposición fotográfica sobre el trabajo que realiza Salvamento Marítimo Humanitario esta tarde (18.00) en Kultur Etxea, se ha sumado el anuncio del Gobierno Vasco de la inminente apertura de un albergue de acogida de refugiados en el antiguo barnetegi Larraña que será gestionado por CEAR Euskadi y el propio Gobierno Vasco en un marco de colaboración tanto con el Ayuntamiento de Oñati y la Diputación Foral de Gipuzkoa, como con las organizaciones y plataformas locales de solidaridad con las personas refugiadas y migrantes.

Oñati pasa de las palabras a los hechos y acogerá uno de los albergues de la red de 'ciudades refugio'. El Ayuntamiento dio los primeros pasos en 2015 aprobando una declaración en la que se postulaba como localidad solidaria para con los refugiados, y la ciudadanía ha dado también sobradas muestras de solidaridad en distintas campañas de ayuda para paliar el drama que sufren los refugiados.

Ahora, toda esa solidaridad tendrá también un espacio físico en el antiguo barnetegi de Larraña, que por su configuración no exigía grandes obras, ya que antes también funcionó como alojamiento, pero de funcionarios que acudían a Oñati a aprender euskera. Esa etapa se cerró hace 15 años al descender el número de matriculaciones, y llevaba años en desuso, motivo por el que desde que estalló la crisis de los refugiados, se había barajado el recinto como posible albergue.

Según informó ayer el Gobierno Vasco, «el centro tendrá una capacidad inicial de 100 plazas y el tiempo de estancia será de tres meses, aunque en función de criterios técnicos puede verse reducido o ampliado». Aunque en principio está destinado a refugiados y solicitantes de asilo, «con carácter excepcional y en situaciones de especial necesidad», el centro podrá acoger a migrantes en situación de vulnerabilidad, en tránsito o recién llegados a Euskadi».

El objeto principal del albergue será «facilitar la cobertura de alojamiento, orientación y derivación a personas y familias solicitantes de protección internacional o apátrida, que están a la espera de que su situación se vea clarificada».

El centro de acogida de refugiados se emplazará en el antiguo barnetegi, que cerró sus puertas en 2003 tras 16 años de trayectoria. El centro de euskaldunización fue proyectado por el Gobierno Vasco como un servicio de complemento en la euskaldunización de las administraciones vascas, que por aquel entonces iniciaron un proceso de mejora de los servicios públicos. El elevado descenso de las matriculaciones llevó a su cierre hace 15 años y dejó en desuso varias plantas de una de las alas del mastodóntico edificio, cuya titularidad comparten el Gobierno Vasco y el Ayuntamiento.

Recordar que el complejo de Larraña lo construyeron los Agustinos como seminario, y que apenas se utilizó para ese fin unos años. Luego el Consistorio compró una parte de la infraestructura ( la que fue la sede de Eteo y en la actualidad alberga el vivero de cultura, arte, creatividad y dinamización Eltzia), y el Gobierno Vasco otra ( albergando el Instituto de formación profesional Larraña y acondicionando un barnetegi, que en la segunda quincena de septiembre pasará a convertirse en centro de acogida de refugiados.

Exposición fotográfica

Y sin cambiar de tercio, la noticia del la apertura del centro de acogida coindide con una nueva campaña de sensibilizazión de Hotz, que no baja la guardia y pone en marcha nuevas actuaciones para visisbilizar y animar a paliar la injusta y difícil situación que atraviesan miles de refugiados que se encuentran en tierra de nadie después de huir del inn fierno de la guerra o de otras razones de fuerza mayor en sus países de orige.

Hoy (18.00), abre sus puertas en Kultur Etxea una muestra fotográfica que acercará el trabajo que realiza Salvamento Marítimo Humanitario. Las instantáneas estarán en Oñati hasta el 21 de septiembre

SMH son un grupo de personas vinculadas a las emergencias que trabajan realizando las tareas de salvamento marítimo, rescate y asistencia sanitaria. Ante la crisis humanitaria que se generó en el Mar Egeo (Grecia) en noviembre de 2015 crearon la asociación para socorrer y asistir a las personas que no encuentran otra salida que arriesgar su vida cruzando el mar. Su objetivo es salvaguardar la vida de las personas con los principios de voluntariado, solidaridad, humanidad, universalidad, igualdad, imparcialidad y dignidad.

En la actualidad, además de las acciones sobre el terreno y formación de sus voluntarios, también realizan labores de sensibilización sobre los Derechos Humanos. Una de ellas es la exposición fotográfica y otra el documental (18.30) que coincidiencon con la clausura de la muestra el día 21, se proyectará en Kultur Etxea. «Welcome to Europe» se cerrará con un charla a cargo de miembros de Salvamento Humanitario.

,Hotz mantiene además abierta la campaña de colaboración con el proyecto 'Himaya', que es el nombre de un grupo de mujeres que alquila pisos en Grecia para ayudar a familias vulnerables, monoparentales con niños pequeños, mujeres que viajan solas, etcétera. Gestionan ya dieciséis pisos y uno, precisamente, se llama Oñati, puesto que 90 personas de la localidad donan un euro mensualmente para ayudar al apadrinamiento de pisos; una medida temporal, ya que una vez que las familias regularizan su situación, son desplazadas al lugar asignado por los programas de asilo de los que dispone cada país.

En Hotz valoran muy positivamente la experiencia, consideran que Himaya es una organización muy seria, «una ONG amiga» y por eso han vuelto a hacer una llamada a la colaboración siguiendo su, ya popular, lema: «sería una pena que por pensar que podemos hacer poco, terminemos no haciendo nada».

Los que quieran apadrinar un piso pueden ponerse en contacto con cualquier miembro de Hotz Oñati o hacer un ingreso poniendo el concepto 'Himaya' en Laboral Kutxa (IBAN ES93 3035 0005 35 0051070869).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos