Oñati pisa el acelerador para la traca final

La programación festiva ofreció ayer varias citas musicales; la única matinal fue el concierto de la banda, que llenó los arkupes. / MARIAN
La programación festiva ofreció ayer varias citas musicales; la única matinal fue el concierto de la banda, que llenó los arkupes. / MARIAN

La colorista Bixamon de Rosario y sus disfraces pondrá hoy fin a las fiestas tras un trepidante fin de semana deslucido ayer por el mal tiempo

MARIAN GONZALEZOÑATI.

Los «Errosaixuak» dan el último acelerón mirando al cielo y buscando la complicidad del tiempo para la jornada más colorista y desenfadada del calendario festivo oñatiarra. Y es que tras el soleado y multitudinario Herri Eguna del sábado, la inestabilidad meteorológica de ayer se dejó sentir en la participación y el ambiente, sobre todo por la mañana. Algo de lluvia y la resaca del trepidante despegue de los rosarios pasaron factura antes de la traca final de los disfraces, que hoy despiden las fiestas a lo grande.

El pasado domingo, mientras la mayoría descansaba tras el atracón festivo, los jovencitos se divertían en el parque de ocio instalado en el polideportivo Zubikoa, que estrenó un exitoso 'Cine 6D'. Los hinchables, el área de videojuegos y demás actividades lúdicas se trasladaron del parque de Etxaluze a este recinto a cubierto por los pronósticos de lluvia. «Luce más al aire libre, hay más ambiente, pero en esto hay que ser segurolas. Lo importante es que puedan disfrutarlo», comentaban entre cola y cola acompañantes de los más txikis. Y mientras los más pequeños saltaban, brincaban, y jugaban en el parque, los gaztetxos hacían cola para subirse a la novedosa furgoneta cinematográfica, que permitía ver las reacciones de los protagonistas en una pantalla.

Los melómanos también disfrutaron a cubierto de otro clásico del domingo de Rosario, el concierto de la Banda de Música. La formación que dirige Inaxio Ibarrondo volvió a llenar los arkupes de la plaza con sus melodías. La pelota, pasacalles circense, citas musicales y los bertsolaris de balcón a balcón recogieron el relevo a la atardecer, a la espera del espectáculo piromusical itinerante nocturno 'Inferno'.

Este lunes, los disfraces de la Bixamon de Rosario y las sokamuturras despedirán a todo tren las fiestas. Túnicas y máscaras convertirán las calles en el lugar más desenfadado de Gipuzkoa por unas horas. Es la gran traca final: el día de los disfraces, la jornada más loca. Las cuadrillas ocuparán las calles desde el mediodía y, sacando fuerzas de flaqueza, quemarán el último cartucho. La Bixamon de Rosario despide este lunes a lo grande las fiestas en Oñati.