Oñati, escenario literario de ficción

Sandaili y Araotz han llamado la atención de plumas de éxito.
/MARIAN
Sandaili y Araotz han llamado la atención de plumas de éxito. / MARIAN

Sandaili es uno de los lugares a los que viaja la famosa trilogía de 'La ciudad blanca', y Araotz referente de 'La flor de Argoma' Autores como Sáenz de Urturi, Martínez de Lezea o Pérez Reverte la recogen en sus tramas

MARIAN GONZALEZ OÑATI.

Al pensar en escenarios de novela, que han inspirado a conocidas obras de la literatura universal, lo más probable es que en la imaginación dibujemos grandes urbes y ciudades famosas. Sin embargo, algo tendrá Oñati, y en especial el entorno de Araotz, para haber llamado la atención de tres plumas consagradas de la literatura estatal como son Eva García Sáenz de Urturi, Toti Martínez de Lezea o Arturo Pérez Reverte.

La última en atraer el foco de los lectores a Oñati ha sido Sáenz de Urturi, que se ha convertido en todo un fenómeno del género negro más en boga en la actualidad, enganchando a más de un millón de lectores. 'El silencio de la ciudad blanca', primera entrega de la Trilogía de la Ciudad Blanca, ambientada en Vitoria, saltará pronto a la gran pantalla con las andanzas del inspector Unai López de Ayala, más conocido como Kraken. Araotz, y más en concreto Sandaili, no aparecen en esa primera entrega, pero sí en la segunda 'Los ritos del agua' que se traslada también al túnel de San Adrián.

Y es tal el 'boom' de la trilogía que aúna 'thriller' con trasfondo histórico, que páginas web invitan a conocer mejor algunos de los escenarios de la exitosa saga, entre ellos Sandaili, explicando los ritos vinculados a la cultura celta que se celebraban en torno a la cueva que tiene empotrada una ermita en su interior. En especial, los del abrevadero de piedra labrada, que recoge las gotas que rezuman de las paredes y estalactitas de la gruta, escenario de ceremonias de fertilidad durante siglos.

El etnógrafo José Miguel de Barandiaran ya recogía en su 'Diccionario ilustrado de la mitología vasca', que las mujeres de Salinas de Léniz iban hasta Sandaili y sumergían en la bañera de piedra tantos dedos de la mano como hijos quisieran alumbrar. Entre las de Oñati, en cambio, la costumbre consistía en meterse en el agua hasta la cintura, «operación que se expresa con la palabra berau, ablandarse». Otras mujeres dejaban ofrendas de ceras y aceites, se lavaban las manos con el agua milagrosa o mojaban ropas infantiles. También caminaban hasta la gruta los habitantes de algunos pueblos alaveses cercanos, que venían a pedir lluvias en tiempos de sequía.

Todos ellos, ritos de agua que llamaron la atención de Urturi y en la segunda obra de la exitosa saga viaja hasta Sandaili.

Novelas con hilo histórico

Otra reina literaria, en este caso de la 'novela histórica', Toti Martínez de Lezea, dedicó hace ya una década uno de sus libros íntegramente a la villa, 'La flor de la Argoma', una historia de tradiciones, pasiones y desencuentros familiares ambientada en Oñati a mediados del siglo XIX, durante el fragor de la Tercera Guerra Carlista.

Los protagonistas son Bittor y Eladio, los hermanos mayores de una familia de cuatro que, al quedar huérfanos, son enviados con los jesuitas de Loyola. Allí permanecerán hasta que, años más tarde, la expulsión de Isabel II precipite el cierre de las casas religiosas. Sólo entonces los Urrondo regresan a su caserío, en el valle de Araotz, donde se ven envueltos en los enfrentamientos que se suceden entre carlistas y liberales.

En su día Toti explicó que caviló mucho acerca del lugar donde situaría la trama, y se decidió por el antiguo condado oñatiarra, «porque es una zona preciosa». Después busqué un momento histórico interesante y eligió la Tercera Guerra Carlista, «que en Oñati tuvo una repercusión especial».

Y si hay un escritor de novela histórica de éxito, ese es el escritor y académico Arturo Pérez Reverte. Periodista y antiguo reportero de guerra, autor entre otras, de la saga 'Las aventuras del capitán Alatriste', que tiene a un oñatiarra, Íñigo Balboa y Aguirre, como narrador de las historias del Capitán Alatriste.

El personaje al que dio vida en la gran pantalla Unax Ugalde, es el escudero del protagonista y según la ficción ideada por Reverte «nace en Oñate el 2 de abril de 1610, hijo del soldado Lope Balboa y de Amaya Aguirre. En 1621 queda huérfano de padre tras su muerte en el cerco de Jülich, durante la guerra de Flandes, y en 1622 viaja a Madrid y se instala en casa de Diego Alatriste, quien había jurado a su padre ocuparse del joven huérfano». Desde ese momento vive diversas aventuras con él y las narra, haciendo que Oñati no sea escenario principal, pero sí la cuna de uno de los protagonistas de la exitosa saga literaria.