Olaitturri pondrá en valor el papel de Oñati en el fin de la primera guerra carlista hace 180 años

El año pasado Olaitturi profundizó sobre Resurrección María Azjue y Euskaltzaindia./MARIAN
El año pasado Olaitturi profundizó sobre Resurrección María Azjue y Euskaltzaindia. / MARIAN

El pacto entre liberales y carlistas se firmó el 29 de agosto en el palacio Lazarraga, dos días antes del famoso Abrazo de Bergara Ya ha empezado los ensayos de su nueva obra histórica, centrada en el convenio que oficializó la paz

MARIAN GONZALEZOÑATI.

Las populares lecciones de historia local que Olaitturri imparte a través del teatro ofrecerán un nuevo capítulo con la puesta en escena de '1839ko Oñatiko Ituna Lehen Karlistadan' que pondrá en valor el papel de Oñati en el famoso Abrazo de Bergara.

Y es que aunque Baldomero Espartero y Rafael Maroto, jefes de los ejércitos liberal y carlista, escenificaron el fin de la Primera Guerra Carlista en Euskal Herria, en la localidad mahonera el 31 de agosto de 1839, el convenio que oficializó la paz se acordó dos días antes en Oñati, en el palacio Lazarraga. El simbolismo de los abrazos (fueron más de uno) tuvo más peso en la historiografía que la complicada negociación y la firma que puso fin a siete años de cruenta guerra civil.

En Olaitturri están siempre atentos a los aniversarios históricos, así que al cumplirse este verano 180 años del convenio oñatiarra y el abrazo bergarés, han decido dar a luz una nueva obra de teatro histórico ('1839ko Oñatiko ituna Lehen Karlistadan') y organizar un quincena cultural en torno a ella, aprovechando la fecha redonda y que Olaiturri también celebra cumpleaños. Una década promocionando el euskera oñatiarra y la historia de la villa, siguiendo la estela de Makalena, pero abriéndose a cualquier aficionado a la lengua, la historia y el teatro.

Los ensayos de la obra que representarán como ya es habitual en septiembre, ya han comenzado. El pre-estreno será el 26 de septiembre en Santa Ana, y el estreno el día de San Miguel en el mismo escenario. Como aperitivo, del 17 al 24 de septiembre, organizarán un ciclo de charlas en las que se abordarán las dos carlistadas, el personaje del general Zumalakarregi, y el régimen foral vasco.

El convenio de Lazarraga

El verano de 1839 el ejército carlista partidario del pretendiente al trono Don Carlos de Borbón se encontraba en una situación muy difícil. Además, había una gran polémica interna entre los moderados, partidarios de negociar con el Gobierno una salida digna para preservar los fueros, y los 'apostólicos' que deseaban continuar la guerra a toda costa hasta la victoria final.

Así que para aumentar la presión en la negociación, el general isabelino Espartero continuó avanzando y ocupó Oñati; donde había estando radicada la residencia del borbón los últimos meses, así como del gobierno y burocracia que le apoyaba. Espartero se alojó en el palacio de Lazarraga y Maroto, ignorando órdenes superiores, envió a sus generales de mayor confianza, para que trataran de arrancar algún compromiso sobre los fueros.

Acuerdo que al final lograron y rubricaron en Oñati en un convenio que acordaba que los 21 batallones que estaban bajo el mando directo de Maroto se reunirían en la vecina localidad de Bergara con el fin de realizar la ceremonia de reconocimiento de Isabel II como reina legítima de España. Una ceremonia rubricado con el famoso o famosos abrazos de Bergara.

Más