Natur Eskola, en metamorfosis bioarquitectónica

En la actualidad. La fachada principal se ha envuelto con un entramado de madera y ya se puede apreciar el porche, al igual que el socavón para las balsas de fitodepuración/ MARIAN
En la actualidad. La fachada principal se ha envuelto con un entramado de madera y ya se puede apreciar el porche, al igual que el socavón para las balsas de fitodepuración / MARIAN

El 'lifting' en tres fases para convertirla en un edificio verde y sostenible culminará el verano de 2020 | El próximo curso la sede provisional del centro natural se mantendrá en Eltzia, a donde se trasladaron con el despegue las obras

MARIAN GONZALEZOÑATI.

Natur Eskola seguirá en obras el próximo curso. El Ayuntamiento quiere acometer su metamorfosis arquitectónica de tirón, y ha dado luz verde a que la sede provisional del centro natural se mantenga en Eltzia hasta que concluyan las tres fases del plan de rehabilitación. Según han explicado fuentes municipales, la obra pausada, además de afectar a la actividad del centro, exigía actuaciones de urbanización exterior en la primera fase, que luego podrían verse comprometidas, así que la solera bioclimática se instalará al final, pese a que se adjudicó en la primera base.

Si no hay contratiempos, el curso 2020/21 la arquitectura de Natur será ya eficiente y sostenible. La construcción de edificios más respetuosos con el medio ambiente es una tendencia al alza, y el Ayuntamiento decidió aprovechar el chequeo urbanístico que exigía el inmueble para convertirlo en un centro natural que transmitiera pasión por la sostenibilidad y la naturaleza desde la propia fachada y su urbanización exterior.

En octubre la escuela acondicionada en el antiguo parvulario de Olakua cumplió 25 años, y a finales de diciembre puso en marcha un «lifting bioconstructivo» que busca rehabilitar las instalaciones, definiendo también un modo de vida y de relación con el medio en clave sostenible y saludable. Filosofía que se materializa con la utilización de materiales nobles o reciclados y técnicas constructivas más tradicionales, con el objetivo de generar un menor impacto medioambiental y un hábitat más sano, reduciendo la huella de carbono del edificio.

Tejado vegetal y solera 'bio'

La primera fase de la rehabilitación se adjudicó por 284.697 euros, dividido en tres lotes: obra civil (154.731 euros), trabajos en madera ( 91.003), y fontanería (38.963), pero parte de la obra civil, en concreto la urbanización exterior del edificio con una solera de hormigón permeable, se llevará a cabo al final.

Lo que sí es apreciable ya es la rehabilitación de la fachada principal, que lucirá un revestimiento térmico de madera y fardos de paja, y el nuevo porche. También está preparada ya una gran fosa para albergar los sistemas de fitodepuración proyectados.

La idea es que la segunda fase de las obras, que abordará todo el equipamiento interior del inmueble, salga a concurso en breve, y a continuación la tercera, en la que se acondicionaría un tejado de cubierta vegetal y se terminará la envolvente térmica de la fachada.

La bioconstrucción consiste en utilizar materiales naturales y locales, como la piedra, el adobe, la tierra, la paja o la madera. Se centra en el diseño y la rehabilitación de edificios pensando en el ahorro de energía, la integración en el medio ambiente de las construcciones y el respeto por la naturaleza que le rodea.

Así, todo el patio tendrá solera bioclimática, utilizándose para ello técnicas de bioingeniería. Será un suelo de hormigón de alta permeabilidad y capacidad drenante, realizado con una mezcla de tierra tamizada, arena y cal con una estructura «muy natural» que dará un aspecto más campestre al patio, que es la puerta de entrada y la carta de presentación del centro natural. Una configuración del espacio más funcional y atractiva, un humedal y jardines le darán mayor protagonismo. En esta línea se proyectaría también el tejado vegetal.

También habrá dos grandes balsas de fitodepuración. Se trata de una solución para el tratamiento de aguas mediante la implantación de un humedal artificial con macrófitas flotantes. El sistema de fitodepuración recreará el funcionamiento que en la naturaleza tienen los humedales para tener una aplicación en el tratamiento de aguas sucias. Las plantas desarrollarán procesos físicos y químicos que progresivamente depurarán el agua.

Nuevo porche

Otra actuación de calado que ha mejorado la estética y la funcionalidad del inmueble es la demolición de la pared que se incorporó a la fachada de la planta baja, que ha recuperado visualmente su estructura original y gana luminosidad con la apertura de nuevos ventanales alineados a los de las plantas superiores. Toda la fachada principal se ha envuelto con un entramado de madera y balas o fardos de paja, una solución arquitectónica sostenible y energéticamente más eficiente, que tendrá además un acabado muy atractivo al revestirse con tablas de madera de alerce. Se está construyendo asimismo una especie de porche de madera, que hará las veces de aterpe y también de balcón de la fachada.