Y el martes en Urbia, otra fiesta de altura para despedir julio

Si el fin de semana Duru acapara el protagonismo, el martes, montañeros y pastores de las localidades cercanas al macizo del Aizkorri festejarán el día de San Ignacio de Loiola, patrón de Gipuzkoa, en las campas de Urbia. Todo está listo para que, tras la caminata, los más madrugadores puedan disfrutar de los actos programados por la parzonería de Gipuzkoa y Álava. Trikitilaris, bertsolaris, misa en la catedral de los pastores y las habituales citas gastronómicas pondrán el ambiente festivo. En Oñati, y en toda la comarca, la fiesta está muy arraigada y serán centenares los vecinos que suban desde Arantzazu para darse cita con montañeros venidos de Segura, Zegama y los pueblos alaveses cercanos al macizo. Una fiesta por todo lo alto en uno de los rincones más bellos de Euskal Herria, en la que el único invitado que nadie desea es la lluvia. El mal tiempo suele deslucir mucho la fiesta y mermar la afluencia de público. Dado el trajín de la jornada, la Agencia de Turismo y Desarrollo reforzará, un año más, la línea de autobús entre Oñati y Arantzazu con un segundo vehículo como hace en las ocasiones especiales. Eso permitirá que, de 9.00 a 13.00 horas, haya autocar cada media hora para facilitar el desplazamiento sostenible de quienes decidan disfrutar de la tradicional fiesta en las campas de Urbia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos