En marcha el estudio sobre Azkoagain

Azkoagain. Vista general con el antiguo edificio de vestuarios al fondo y la tejavana lateral./MARIAN
Azkoagain. Vista general con el antiguo edificio de vestuarios al fondo y la tejavana lateral. / MARIAN

Girder Ingenieros trabaja ya en las distintas posibilidades de reforma y ampliación del campo de fútbol El diagnóstico propondrá actuaciones de mejora a corto plazo, y opciones para la remodelación integral

MARIAN GONZALEZOÑATI.

La directiva de la sección de fútbol del Aloña lo tiene claro. «Azkoagain necesita una intervención urgente en el antiguo edificio de vestuarios y el compromiso de reforma integral de todo el complejo a medio plazo». Defiende que no se aborde la situación del campo de fútbol «en clave de parcheo», y así se lo ha comunicado al Ayuntamiento en las reuniones previas a la adjudicación del estudio de posibilidades de reforma y ampliación a Girder Ingenieros.

El club propugna que la instalación disponga de un campo principal y de un anexo de fútbol 8, además de una amplia zona de servicios con vestuarios, bar, almacén... y por supuesto una grada cubierta, y una pequeña zona de aparcamiento. Esa es la voluntad del Aloña, apostar por una ampliación en condiciones aprovechando los terrenos colindantes. Y esa es la idea que han trasmitido a la Comisión de Deportes. «Que el estudio recoja las necesidades existentes, y contemple diversas posibilidades de ampliación. Y lo más importante, que una vez analizadas las distintas opciones existentes, se tomen cartas en el asunto», relatan desde la directiva.

El estudio, un primer paso

En las reuniones que ambas partes han tenido las últimas semanas, se ha pactado que el estudio contemple, por un lado, cómo solucionar a corto plazo las actuaciones calificadas como urgentes (viejo edificio de vestuarios y fecha de caducidad de la hierba artificial), y por otro, una futura reforma integral de la instalación.

El Aloña cree que ha llegado la hora de definir el futuro de un campo que este año celebra sus 70 primaveras y en el que la radiografía realizada a las instalaciones deportivas municipales ya constató «importantes carencias y casi 30.000 usos al año, cifra solo superada por la sala de fitness del polideportivo y las piscinas». Aunque también es cierto que la precariedad y el trajín de la instalación futbolística no era ningún secreto, más bien un clamor.

«El año pasado, logramos el compromiso del Ayuntamiento de que se analizasen las alternativas existentes, y en este sentido, consideramos que el estudio sobre la posibilidad de reforma de la infraestructura futbolística es un paso adelante. Un trámite necesario para definir el futuro de Azkoagain», explican desde el club.

A corto plazo, hay que cambiar la hierba artificial -que ya ha cumplido su ciclo vital de 10 años-, demoler o arreglar de cabo a rabo el antiguo edificio de vestuarios, así como solucionar los problemas con el agua caliente de las duchas, entre otras cuestiones. Y, llegados a este punto, lo más inteligente es cuantificar la inversión de las distintas alternativas de mejora existentes.

El club rojillo cree que hay que coger el toro por los cuernos y abordar en su conjunto el estado de las instalaciones, las necesidades de mejora -tribuna cubierta, problemas de accesibilidad...- y las posibilidades de ampliación existentes. El estudio abrirá el melón de la remodelación de Azkoagain, al visibilizar distintas alternativas, diseñarlas y presupuestarlas.

Propuestas y presupuestos

La Concejalía de Deportes lo considera «un paso necesario para poder acometer cualquier inversión», más teniendo en cuenta la envergadura de otros proyectos deportivos que están ya en la pista de despegue como la remodelación del polideportivo o la cubierta de la cancha de Olaitturri. «Hemos trabajado con el Aloña en la definición de las necesidades de la instalación, para priorizarlas y agruparlas en distintas opciones de reforma. Ahora Ginder les dará forma y presupuestará las distintas opciones con la idea de que la próxima corporación disponga de toda la información necesaria para que puedan tomar decisiones cuando llegue la hora de hacerlo», han explicado.

Tanto en el Aloña con en el Ayuntamiento cree que el estudio de posibilidades de reforma y ampliación en marcha es una buena noticia, porque no solo recogerá las opciones de reubicación urgente de ciertos servicios del viejo edificio de vestuarios, sino que también si es conveniente cambiar ya la hierba artificial o esperar un par de años y renovar todo.

El Aloña lo tiene claro y afrontaría ya la situación del ruinoso edificio antiguo y contemplaría la sustitución de la hierba en el marco de la reforma integral del campo, porque no quiere 'parcheos'. Pero el Ayuntamiento tiene la última palabra, y para que tenga todos los datos sobre la mesa, Girder Ingenieros ya se ha puesto manos a la obra. El plazo de ejecución de estudio es de tres meses, así que si no hay contratiempos estará listo para verano.