Laneratuz fomentará la integración laboral de personas en riesgo de exclusión

García, Martín e Igartua tras rubricar ayer el convenio. / MARIAN
García, Martín e Igartua tras rubricar ayer el convenio. / MARIAN

El Ayuntamiento, el Grupo Ulma y Bidebarri rubricaron ayer un convenio a tres bandas

M.G. OÑATI

El Ayuntamiento, el Grupo Ulma y la empresa de inserción laboral Bidebarri firmaron ayer un convenio para el desarrollo del programa Laneratuz. Las tres entidades, representadas por Ana Martín, Raúl García y Jon Igartua, coincidieron en la idea de que para un reparto de empleo y de riqueza más justo es importante colaborar en la integración social e inserción laboral de aquellas personas con dificultades para hacerlo.

Y pasando de las palabras a los hechos, han suscrito un convenio que se desarrollará hasta el 30 de junio de 2019 y tiene tres líneas de actuación. Por un lado, el compromiso del Grupo Ulma, a través de su fundación, de contratar temporalmente, en la medida de lo posible, a aquellas personas que finalicen el proceso de inserción laboral en la empresa Bidebarri Enplegu Zentroa S.L.

Por otra parte, una dotación económica de 20.000 euros (10.000 el Ayuntamiento y 10.000 la fundación Ulma) para subvencionar a empresas de menos de 50 trabajadores en la contratación de las personas procedentes de procesos de integración social e inserción laboral, con el objetivo de reforzar el desarrollo socioeconómico del municipio y de crear empleo.

Por último, y siendo el objetivo de la empresa de inserción laboral Bidebarri la mejora de la situación sociopersonal de las personas que están en riesgo de exclusión social, se realizará un recorrido personalizado de inserción laboral para cada

persona, desde el momento de ingreso en la empresa de inserción hasta la incorporación en el mercado laboral y meses posteriores a dicha incorporación.

La edil Ana Martín mostró la satisfacción de la corporación por la materialización de un convenio que «supone un paso muy importante para la integración laboral y social de personas en riesgo de exclusión», y deseó que el acuerdo tenga «un largo recorrido». El presidente del Grupo Ulma, Raúl García, explicó que la fundación tiene colaboradores preferentes en distintos ámbitos y «este convenio nos pareció excelente por su marco socioeconómico y la proximidad».

El gerente de Bidebarri, Jon Igartua, por su parte, relató que la empresa de inserción laboral de personas con discapacidades y graves problemas socioeconómicos, fundada en 1997 por Cáritas y el Ayuntamiento, tiene en la actualidad 25 empleados. Aclaró que, «desde los inicios, hemos recibido la ayuda de Ulma. Ahora esta se formaliza y, además, podemos configurar una bolsa de trabajo con empresas más pequeñas gracias al plan de subvenciones que, merced a este convenio, se va a poner en marcha».

 

Fotos

Vídeos