Kantoikrit estrenará dos pantallas dentro del circuito para los espectadores

Algunos de los organizadores en San Antón tras la presentación. /  MARIAN
Algunos de los organizadores en San Antón tras la presentación. / MARIAN

El criterium ciclista nocturno de piñón fijo de mañana es ya un clásico de la cartelera estival |

MARIAN GONZALEZ OÑATI.

La simplicidad máxima aplicada al ciclismo regresa mañana al casco histórico. Bicis que solo tienen una marcha y carecen de frenos invitarán a disfrutar de un espectáculo 'fixie' entre adoquines, chicanes y cantones. Hablamos de la carrera nocturna a piñón fijo 'Kantoikrit', que estrenará dos pantallas dentro del circuito (en la plaza y en los alrededores del cantón de Naparrena) para que los espectadores puedan seguir en directo lo que ocurre en puntos 'calientes' como la zona adoquinada de San Antón, que suele estar abarrotada.

Esta será la principal novedad de una competición en la que los ciclistas no llevan frenos ni piñones adicionales y para desacelerar tienen que invertir los pedales o deslizarse. Un espectáculo «cien por cien urbano» que cumple siete ediciones gracias al trabajo y la voluntad de unos «locos aficionados al ciclismo» y sus «ganas de crecer, evolucionar y vivir en una constante reinvención del deporte de la bici».

Dos de ellos, Ion Ibarrondo y Xabi Ugarte, comparecieron el miércoles antes los medios para dar cuenta de los pormenores de una carrera que, tras la buena acogida que tuvo el año pasado la emisión en directo por internet, vía «streaming», da un paso más y, además de consolidar esa oferta, montará dos pantallas para el disfrute de los espectadores.

Por lo demás, se mantiene el guión habitual. El circuito seguirá teniendo la salida y meta en la plaza. Serán 15 vueltas a un recorrido de 1.600 metros (Plaza - Atzeko Kale - Patrue Kale - Portu Kale - San Antón - cantón del Ona, Aita Madina, rotonda del cuartel - Avenida de la Universidad - plaza), que dan un total 24 kilómetros de carrera.

Inscripciones hasta hoy

La inscripción se cierra hoy en la página web sailkapenak.com, y «siguiendo la tendencia general constatada en este tipo de carreras, está más floja que otros años -explicaron en la presentación celebrada en Bizipoz-. «El primer año vinieron 17 corredores, el segundo 25 y el cuarto pasamos ya a 56. El año pasado se bajó a 34 y mañana esperamos contar con unos 25 especialistas. En este momento llevamos una veintena», avanzaron los organizadores. Lo que sí aumenta es la presencia de corredores locales, mañana serán cinco: Iñigo Mugarza, Iñaki Madinabeitia, Mikel Olalde, Xabi Barrena y Mikel Roldán.

El adoquín antiguo de San Antón es uno de los sellos distintivos de la carrera. Ese tramo de 160 metros exige acelerar para que las vibraciones no afecten tanto en el pedaleo, y además es la zona donde se suele juntar la mayor parte del público, así que no es de extrañar que se mantenga como símbolo de los trofeos Kantoikrit, la prueba que nació en el seno de la desaparecida Surf Festa y desde hace cinco años camina sola. La principal dificultad es que las bicis que popularizaron los mensajeros neoyorquinos de los 80 no llevan ningún tipo de mecanismo de frenado, por lo que es necesario tener un gran dominio de las mismas, sobre todo para gestionar las curvas y evitar las caídas.

La organización agradeció la ayuda de voluntarios y patrocinadores y presentó nuevos productos de 'merchandaising' (paraguas y camisetas) que sumar a la ya amplia oferta. «Durante el día trabajaremos unas 20 personas preparándolo todo, y por la noche contamos con cerca de 70 colaboradores, sin ellos sería imposible organizar el criterium», insistieron. Animaron a comprar los productos Kantoikrit, «ya que son nuestra principal fuente de financiación», y advirtieron de cambios en la parada de autobús de Correos debido a la prueba.

Todo está listo ya para otro clásico del mes de julio, un espectáculo ciclista diferente y en vías de extinción en muchos lugares que Kantoikrit mantiene en Oñati.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos