Joxan Larrañaga será sustituido como párroco por Horacio Argarate en septiembre

Joxan, el día de Corpus. / MARIAN
Joxan, el día de Corpus. / MARIAN

M.G.OÑATI.

Tras once años como párroco, Joxan Larrañaga dejará Oñati a finales de septiembre. La enfermedad de parkinson que padece no le permite mantener la exigencia sacerdotal que un municipio como Oñati requiere, y pidió al obispo menos responsabilidades. La idea que tiene es seguir desarrollando su trabajo como ayudante en alguna parroquia de menos peso. Aún no sabe cuál será su destino, pero lo que sí se ha hecho público ya es quien será su sustituto: el eibarrés Horacio Argarate, que lleva diez años como párroco de Arrasate.

En la parroquia barajan que el relevo se produzca el día de San Miguel, 29 de septiembre, en un oficio que serviría de despedida a Joxan y bienvenida a Horacio.

Larrañaga, es natural de Deba, pero ha vivido muchos años en Donostia, y antes de recalar en Oñati fue durante 16 años párroco de Villabona. El trabajo desarrollado en ambas localidades, y la creación de la ONG Mali Alkartasuna, lo ha llevado a granjearse el cariño no solo de los fieles, también de ciudadanía que no comulga con la Iglesia.