Hotz anima a sumarse a la campaña Himaya, de ayuda a familias de refugiados

A la espera. En los centros y campamentos habilitados en Grecia las condiciones de vida son duras, sobre todo para niños y ancianos./REUTERS
A la espera. En los centros y campamentos habilitados en Grecia las condiciones de vida son duras, sobre todo para niños y ancianos. / REUTERS

Apadrina a familias en situaciones difíciles para superar la larga espera por la burocracia europea

MARIAN GONZALEZOÑATI.

En vacaciones también se puede ser solidario y, por eso, Hotz quiere intensificar la colaboración con el proyecto Himaya, que es el nombre de un grupo de mujeres que alquila pisos en Grecia para ayudar a familias vulnerables, monoparentales con niños pequeños, mujeres que viajan solas, etcétera.

Gestionan ya dieciséis pisos y uno, precisamente, se llama Oñati, puesto que 90 personas de la localidad donan un euro mensualmente para ayudar al apadrinamiento de pisos; una medida temporal, ya que una vez que las familias regularizan su situación, son desplazadas al lugar asignado por los programas de asilo de los que dispone cada país.

El principal problema para las familias es que estos trámites son largos y tediosos, pueden durar más de un año. Mientras tanto, esperan en centros de internamiento de Grecia, en los que las condiciones de vida son extremadamente duras y perjudican su salud física y emocional. Los recién nacidos y los ancianos son los principales grupos de riesgo y en ellos se centra la campaña.

Según ha publicado la ONU, y también han comprobado sobre el terreno los voluntarios de Himaya, los campos en los que viven carecen de los requisitos mínimos de salubridad, condiciones higiénicas, instalaciones y servicios sanitarios. También es alarmante la escasez de agua potable.

Un euro al mes

El programa de apadrinamiento se lleva a cabo con una cuota anual de 12 euros (un euro al mes). A cada padrino se le asigna una familia, con la que colabora y recibe, puntualmente, información sobre todo lo que sucede en el piso y el proceso de regulación de expedientes de los refugiados.

En Hotz valoran muy positivamente la experiencia, consideran que Himaya es una organización muy seria, «una ONG amiga» y por eso han hecho una llamada a la colaboración siguiendo su, ya popular, lema: «sería una pena que por pensar que podemos hacer poco, terminemos no haciendo nada».

90 euros desde Oñati

El 2016, la primera campaña logró 45 euros oñatiarras al mes, pero el año pasado se duplicó la cifra, alcanzando los 90 euros. El objetivo ahora es volver a ampliar esas aportaciones, pues, según explican desde Hotz, «el programa sigue a tope, y, además, hay una segunda línea de ayuda que se dirige a cubrir los gastos de desplazamiento de las personas o familias que consiguen el derecho a reunificación, que también requiere grandes esfuerzos económicos».

Además de las aportaciones mensuales de particulares, Hotz Oñati, «como asociación, ha realizado otras donaciones económicas puntuales de importancia, ya sea con fondos obtenidos de nuestras actividades o a través de alguna ayuda del Ayuntamiento», relatan.

Los que quieran apadrinar un piso pueden ponerse en contacto con cualquier miembro de Hotz o hacer un ingreso poniendo el concepto 'Himaya' en Laboral Kutxa (IBAN ES64 3035 0005 36 0051037392) o Triodos Bank ( ES22 1491 0001 20 3000101700).

Temas

Oñati

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos