Ganbara ultima el concurso internacional de Debrecen con un recital en Santa Ana

La formación oñatiarra viajará la semana que viene a Hungria. /  OGA
La formación oñatiarra viajará la semana que viene a Hungria. / OGA

Hoy ofrecerá el exigente repertorio que llevarán a Hungría en julio

M. G. OÑATI.

El nuevo reto internacional de Ganbara Abesbatza se acerca. Hablamos del prestigioso concurso internacional de Debrecen que se celebra a partir del 5 de julio en Hungría. Se trata de otro 'top' a nivel mundial coral, y para tomarle el último pulso al exigente repertorio en contacto con el público, la formación polifónica que dirige Aitor Biain ha organizado hoy (13.00 horas) un concierto gratuito muy especial en Santa Ana Antzokia. Será la última prueba antes de poner rumbo a uno de los certámenes más renombrados del continente, enmarcado en el circuito del Grand Prix Europeo junto a Arezzo (Italia), Maribor (Eslovenia), Varna (Bulgaria) y Tolosa.

Acudir al certamen es ya todo un premio, ya que se presentan al mismo más de un centenar de corales de todo el mundo y únicamente ocho consiguen el pasaporte. Con esta serán cuatro las intervenciones de Ganbara a nivel internacional.

En el año 2006 viajaron a Eslovenia, al Festival de Maribor. De allí regresaron con un cuarto premio, y en el 2013 conquistaron Austria, en el certamen de Spittal, con un tercer premio. Su última participación fue en 2015 en Arezzo (Italia), de donde regresaron con tres galardones: el segundo premio en las categorías de coros mixtos y de música contemporánea, y el de mejor director del certamen para Aitor Biain.

Esta vez, Ganbara sube otro peldaño más con un repertorio «muy, muy exigente, porque se trata de un certamen de música contemporánea y nosotros hasta ahora nos hemos movido más en repertorios románticos y de música del renacimiento. El concurso está dedicado a Bartok y todas las piezas deben ser posteriores a su muerte, que se produjo en 1945» ha explicado Biain.

«Es un programa con música más efectista, más dura y muy rítmica, que supone un cambio de registro para Ganbara y un gran reto para todos nosotros. Pero la coral está en su mejor momento, hay muy buen ambiente y hemos trabajado duro para estar a la altura de esta nueva cita del Gran Prix Coral. Es un concurso que hemos preparado con mucho mimo, y la verdad es que estamos ilusionados y con ganas de dar lo mejor de nosotros, aunque somos conscientes de la dificultad porque el nivel es altísimo», relata.

Hoy les toca sorprender al público oñatiarra y la semana que viene conquistar al húngaro. Sus rivales serán dos coros rusos, dos americanos, uno turco, uno danés y otro irlándes. Lo saben, pero viajan con muchas ganas de disfrutar de la experiencia y hacer un buen papel. Hoy quieren contagiar su ilusión a los melómanos oñatiarras con un recital en el que ultimar sensaciones antes de la gran cita.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos