Ganbara invita a conocer el patrimonio industrial a través de la música

Presentación. Biain, Garitano y Mugarza, ayer en el antiguo molino de San Miguel, que es la sede de la Oficina de Turismo./MARIAN
Presentación. Biain, Garitano y Mugarza, ayer en el antiguo molino de San Miguel, que es la sede de la Oficina de Turismo. / MARIAN

Conciertos en distintas factorías y un libreto abordan la industrialización oñatiarra El ejemplar gratuito ofrece datos de nueve empresas en activo, y también de actividades tradicionales del antiguo régimen

MARIAN GONZALEZOÑATI.

Conocer mejor el patrimonio oñatiarra utilizando un vehículo muy especial, la música. Esa es la aventura en la que hace dos años se embarcó la gran familia coral de Ganbara con la colaboración del colectivo de defensa del patrimonio Artixa. Una iniciativa de carácter bienal, que primero viajó por las ermitas locales, y este verano lo hará por la industrialización, con conciertos itinerantes en talleres y 'showrooms'. Ocasión de acercarse a los orígenes y trayectoria de la industria moderna, pero también al papel que tuvieron y la huella que dejaron actividades manufactureras del antiguo régimen: antiguas ferrerías, molinos, tejerías, fanderías y otros oficios artesanales.

La idea, según explicó Aitor Biain ayer en la presentación de la segunda edición de 'Oñati Ezagutzen', es «ir poco a poco acercando distintos elementos patrimoniales, ya sean fuentes, caseríos o parques, con la misma dinámica, es decir, fusionando la música y la cultura en clave lúdico-educativa». Ganbara busca además fomentar la colaboración entre distintos colectivos, y en esta ocasión además de las empresas y cooperativas que se han unido al programa, han tenido un papel especial Jerardo Elortza, Anton Azpiazu, Joxe Fernández y los colegios. Así, todos los escolares recibirán en las aulas el libreto sobre la industrialización oñatiarra, ejemplares gratuitos (se han editado 2.500) que también estarán a disposición del público en la Oficina de Turismo, Kultur Etxea y los conciertos.

Conciertos itinerantes
Tras estrenarse en Fagor Industrial con Ikastetxeak Kantari y Ganbara Txikitxo, habrá tres citas más. El 29 de junio en Cartonajes Arregi, con Ganbara txiki y Ganbara Gazte. El 30 de junio en Staedler (que celebra su 50 aniversario) con Ganbara Abesbatza. El 6 de julio en el showroom de Ulma Construcción con Hots Abesbatza
Libreto
'Industrializazioa Oñatin', con el programa musical de los recitales, fotos antiguas y actuales de nueve empresas, algunos apuntes históricos y de evolución de las mismas, así como una aproximación a la industria tradicional del antiguo régimen, a antiguas ferrerías, molinos, tejerías, fanderías, herrerías y otros oficios artesanales. Se han editado 2.700 unidades, que se repartirán en los colegios, los conciertos, Kultur Etxea y Oficina de Turismo.

Es un proyecto muy cuidado, que tiene muchos frentes. En lo musical, tres serán los recitales que se ofrecerán del 29 de junio al 6 de julio, tras la primera cita celebrada ya en Fagor Industrial con la participación de la voces de Ikastetxeak Kantari y los Txikitxos de Ganbara.

La próxima parada será en Cartonajes Arregi, con Ganbara txiki y Ganbara gazte, el 29 de junio, en un fin de semana muy intenso, ya que al día siguiente, el 30 de junio, Ganbara Abesbatza actuará en Stadler en el marco de los actos de celebración del 50 aniversario de esta empresa. La última cita será en el 'showroom' de Ulma Construcción, el 6 de julio de la mano en esta ocasión de Hots Abesbatza.

Molinos, fanderías...

La elección del antiguo molino de San Miguel, sede de la oficina de turismo, como emplazamiento de presentación del programa no fue casual, ya que el libreto 'Industrializazioa Oñatin' recoge entre otros este oficio con datos como que «la primera referencia es del Araotz-Urruti', que data de 1439, según las investigaciones que realizó el siglo pasado el historiador Iñaki Zumalde, o que en 1860 había 20 molinos».

Respecto a la siderurgia, en 1857 ya constan dos fábricas de 26 trabajadores que trabajaban el bronce y la curtiduría. Repasa también ferrerías, tejerías, fanderías y oficios relacionados con la artesanía (cesteros, tejedores...). Recoge como puntas de lanza de la industria moderna a Garay y Arregi o Moyua, Guerrico y Cia, recordando la fábrica de cerillas con la que empezó su actividad industrial Garay en 1866, para finalmente hacer un hueco especial a nueve empresas oñatiarras que siguen en activo en la actualidad: Garay (1866), Altuna Hermanos (1923), Betik (1940), Ulma (1957), Cartonajes Arregi (1958), Lana (1960), Nemesio Zubia (1964), Stadler (1969) y Fagor Industrial (1973).

Más